El semáforo del Girona 3-0 Albacete

Por Sergio López

ROJO. FALTA DE INTENSIDAD Y 3 GOLES ENCAJADOS.

El Albacete Balompié viajaba a Montilivi tras la inesperada derrota en casa frente al CD Tenerife y llegaba a tierras catalanas con la esperanza de puntuar ante uno de los equipos de abajo. Ocurrió todo lo contrario, el equipo salió al campo como un equipo pequeño, faltó intensidad y el rival hizo daño en las heridas que más escocían. Con 2 goles en la primera parte, el partido se puso muy cuesta arriba.

NARANJA. UNA VEZ MÁS, EXPERIMENTOS DE SAMPEDRO.

Luis César Sampedro volvió a demostrar que tiene jugadores polivalentes y capaces de jugar en distintas posiciones. En esta ocasión, fue el canterano Adri Gómez el jugador experimentado por parte del míster, que con la baja de Edu Ramos, fue la pareja de baile de Miguel Núñez en el centro del campo. No se le vio mal, pero en alguna ocasión se le notó esa inexperiencia y más jugando en una posición no habitual a la suya.

VERDE. LA SEGUNDA PARTE.

Pese al 2-0 al descanso, el equipo salió fuerte en la segunda parte, tuvo ocasiones de marcar y pudo meterse en el partido. Cuando mejor estaba el alba llegó la puntilla del Girona y a falta de 7 para el final, ya resultaba prácticamente imposible puntuar en Montilivi. Lo positivo es que el equipo compitió durante los primeros 35 minutos de la segunda parte y siguió manteniendo la cara al partido pese al resultado adverso.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario