Opinión: La falta de ideas hace involucionar al equipo

Artículo de opinión

Marcos Martínez

Que el Alba está mal (deportivamente hablando) lo saben hasta en Finisterre; y que el Alba no juega a nada este último mes y medio lo saben hasta en la China Popular. Y esto se ve con un simple vistazo a una clasificación que da miedo verla. Al menos para el aficionado de un Albacete que ha visto como su equipo ha ‘involucionado’ en todos los aspectos. Ni defensa, ni creación, ni gol son precisamente apartados donde los manchegos hayan evolucionado con el paso del tiempo, partidos o minutos. Todo lo contrario, ya que hemos visto un equipo al que le falta la ‘capacidad ofensiva’, Luis César dixit, en este último tramo de Liga. Dos goles en apenas seis partidos, o lo que es lo mismo, un gol cada tres partidos o un gol anotado cada 135 minutos así lo atestiguan. Y es que éste es el paupérrimo bagaje de un equipo que ha sacado sus carencias al aire.

Defensivamente el equipo no ha estado mal, las cosas como son. Pero lo cierto y verdad, si tuviéramos que matizar dicha afirmación, sería la de que el equipo en defensa no ha mejorado (o evolucionado) al resto del equipo. Atrás se ha mantenido, en mayor o menor medida con unos guarismos aceptables para un equipo que tiene como meta conseguir la salvación en la categoría de plata de una de las mejores Ligas del Mundo. Con o sin recambios, con o sin jugadores fijos, la defensa manchega ha mantenido la solidez a la que el aficionado blanco está acostumbrado.

Es ya en el centro del campo donde los de Luis César comienzan a cojear de forma ostensible, ya que como se viene haciendo aquí en el presente artículo de opinión, resulta patente la pérdida de presión (o involución) del equipo en una línea que, dado el característico estilo de juego que proponen éstos, se presupone vital. Y es que, que los centrocampistas tengan frescura a la hora de mover el cuero y sobre todo, de servir balones a los compañeros más adelantados se antoja como indispensable para un equipo que ha visto como dicha línea no es que no haya evolucionado, si no que ha visto como se ha involucionado con la muestra (más que patente) de la planitud de su juego. Un juego por otra parte en el que las ideas se las ha debido de llevar el viento. Nulas están siendo las ideas en este último mes y medio en un Alba que tiene tan poca profundidad que el pasado domingo, nuestro rival el Alcorcón decidiera irse de vacaciones 45’ minutos antes. Se dedicó a contemporizar el paso de los minutos mientras los de Luis César, esférico en posesión, indagaban cómo hacer daño a un rival que, no lo olvidemos, se fue antes de vacaciones de navidad. Y es que falta creatividad, falta desequilibrio y falta desborde. Esto último, el desborde, es algo que se viene mostrando en los últimos partidos, con unas alas del Alba que ni vuelan ni desbordan. Grises como el equipo, apenas crean peligro en unos lugares, que otrora servían de mina para abastecer a los ávidos delanteros blancos.

Respecto a la delantera, la más adelantada del bloque es la que más críticas ha recibido siempre del equipo. Que si no se mueve, que si no sirve para el Alba, que si es demasiado vago… Lo de siempre cuando no se marca en el Albacete Balompié. Pero ojo, no se critica a los delanteros justo ahora… Y si no que pregunten por ahí a aquellos que se tuvieron que marchar de aquí por ello. Pero lo cierto es que a día de hoy, éstos tampoco se pueden salvar de las críticas de una afición que ve como su equipo, se marcha del 2015 como lo recibió: en zona de descenso. Los hombres referencia no lo están siendo en este tramo al que aludimos con cierta crítica, que por otra parte, es ahora necesaria. Y es que lo no necesario sería hablar, aquí y ahora, de amapolas. Como vemos, es en la delantera donde el equipo sigue con su cojera, deshaciendo todo lo conseguido en anteriores fases del curso. La falta de ideas de los delanteros es tal, que sumado al resto de compañeros, el Alba ha sumado en los tres últimos partidos, apunte contabilizado, no más de cinco disparos entre los tres palos del equipo rival. Bagaje que probablemente sea un punto superior al de paupérrimo, y que tiene al equipo de Luis César como uno de los cuatro peores cuadros de Segunda División A.

Esperemos que para el nuevo año, las ideas se vuelvan a pasar por un Alba que este último tramo de competición ha demostrado no tener. Poco ingenio en unos jugadores en la que mi confianza, como la del técnico es por ahora hermética. Y esto con lo que termino no procede de la divina providencia, si no que procede de lo que la afición ha visto; goleadas este año, victoria al líder, delanteros marcando varios goles en un mismo partido… Confianza en esos mismos jugadores que, por unas cuestiones u otras, han tenido en el último mes y medio, su fase más ‘horribilis’.

 

Columna de opinión | Por Hugo Piña

 

 

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

1 Comentario en Opinión: La falta de ideas hace involucionar al equipo

Dejar un comentario