“Soy un experto en empezar mal las ligas”. Repasamos los números en Segunda de Luis César

Histórico

El entrenador gallego del Alba aludía en el día de ayer, con motivo de la rueda de prensa de la renovación de su contrato hasta 2018, que nunca se le ha dado bien empezar las ligas. Por eso, a continuación repasaremos los números de Luis Ángel César Sampedro como entrenador en Segunda División A. Y lo haremos desde el año 2000, año en que comenzó su andadura en los banquillos y hasta el presente 2015, momento en que lidera desde el banquillo el proyecto albacetista. “Soy un experto en empezar las ligas mal“, dijo el técnico blanco ayer en la citada conferencia. Y esto mismo, lo siguió argumentando señalando que “nunca he hecho una primera vuelta buena, y tengo miedo. Tengo un presidente que me apoya, en unas condiciones de trabajo espectaculares; es difícil que pueda encontrar un sitio mejor que este“, comentó sobre el asunto.

Por eso a continuación analizaremos cómo han sido las primeras vueltas del técnico natural de Vilagarcía de Arosa en los que acumula casi diez años dirigiendo a equipos en la Segunda División A del fútbol español. Y como jornada común, adoptaremos en todas ellas la jornada 21, que supone el fin de la primera vuelta (exceptuando la presente, ya que todavía restan algunas jornadas y lo haremos solo hasta la que se disputó el pasado domingo). En el año 2001, el recién llegado al banquillo de A Malata hizo unos números bastante óptimos para un club como el Racing de Ferrol (en la primera vuelta venció 1-0 al Albacete en tierras gallegas), con 24 puntos en su haber y colocado en la 13a plaza. Estos, fueron complementados con 6 victorias, 6 empates y 9 derrotas, con un saldo de 23 goles a favor y 28 goles en contra. Sus primeros meses como entrenador no fueron fáciles, puesto que como el propio Luis César indica en su website oficial, “fueron momentos difíciles“, ya que el recién llegado a los banquillos, hacía tan solo unos meses que había dejado de ser jugador de fútbol y había pasado al banquillo del mismo equipo. Todo era complicado, y todo se podía complicar más: “tres derrotas en las tres primeras jornadas de liga en Segunda división A y sumamente criticado“, dieron en la personalidad del gallego un gran empaque como técnico. Finalmente, Sampedro terminaría salvando a ‘su’ Racing con 50 puntos, quedando en la décimo sexta plaza en junio.

El curso siguiente, el del 2002, Luis César siguió en A Malata, los números en las primeras 21 jornadas fueron de 27 puntos cosechados, cimentados en las 8 victorias, 3 empates y 10 derrotas. Ese Racing acabaría la primera vuelta en décimo segunda posición, cayendo los ferrolanos en el Carlos Belmonte por 2-1 en lo que fue el partido de la primera vuelta. En el 2003, los gallegos no podrían salvarse de la quema del descenso. Con Sampedro como entrenador y teniendo el Alba un protagonismo ‘especial’, los ferrolanos hicieron una primera vuelta con números similares al del primer año en la división de plata. Los de Luis César sumaron un total de 23 puntos, que se cimentaron en las 5 victorias, 8 empates y 8 derrotas que le dejaron en la décimo novena posición en la tabla clasificatoria. Como decimos, fue el último año que entrenó al Ferrol en el fútbol profesional, pero no el último, ya que al año siguiente, y en Segunda B, conseguiría ascender de nuevo al Racing de Ferrol a la categoría que había perdido el año de antes en A Malata ante el Tenerife. El primero de los periplos de Sampedro acabaría aquí, con un entrenador que acababa de empezar en los banquillos y que ya había cogido la experiencia de tres temporadas en la división de plata, manteniendo al equipo en dos ocasiones y redimiéndose después con un ascenso tras la mala temporada de 2003.

El curso 2004-2005 fue el primero lejos de su Galicia natal, concretamente en Tarragona. Allí estuvo dos años y medio (en una primera etapa), aunque solo dos fueron en Segunda, mientras que el otro tercero, fue en Primera tras conseguir el único ascenso a la liga de las estrellas que mantiene. El Gimnàstic de Tarragona por tanto, fue el primer equipo que lideró Sampedro alejado de su hogar, llevando a los tarraconenses a conseguir la salvación tras el ascenso de 2B. La primera vuelta de estos fue meritoria, con un octavo lugar en la clasificación y 32 puntos. Cimentado en la confianza que habían depositado en él, Sampedro hizo una primera vuelta con 9 victorias, 5 empates y 7 derrotas. El saldo fue de 20 goles a favor y 19 en contra, lo que terminaría dándole un gran impulso para que los granas concluyesen la competición en el séptimo lugar. Sin duda alguna, fue el preludio de lo que el siguiente curso iba a pasar, con un Nástic enrachado y con Luis César como entrenador. Probablemente estemos en el curso 2005-2006, ya con el Alba de vuelta a Segunda tras su paso por Primera, como uno de los más añorados por el gallego. Consiguió subir a los tarraconenses a Primera, con una segunda vuelta estratosférica. Nosotros, nos ceñiremos a los números de la primera vuelta, que tampoco fueron malos: 32 puntos y sexto clasificado, cimentado todo ello en las 10 victorias, 2 empates y 9 derrotas que los catalanes habían cosechado; con un saldo de 21 goles a favor y 23 en contra. Aquel Nástic por cierto, destrozó al Alba en el Belmonte por 1-4 en la primera vuelta. César Ferrando y su millonario contrato, quedaron doblegados por el buen hacer de un equipo al que se le vieron hechuras de que podría hacer algo grande. Finalmente ascendería a los granas y entraría en el olimpo de los entrenadores con apenas seis años de bagaje en los banquillos. Éste fue su segundo ascenso a otra categoría desde la banda.

El siguiente destino del técnico fue El Ejido (Almería) en la temporada 2007-2008. Allí firmó en verano por una temporada, aunque los resultados del comienzo de liga lastraron y mucho las aspiraciones locales, lo que obligó a los andaluces a prescindir del ahora técnico manchego en el mes de enero. Hasta entonces, el bagaje de Sampedro en esa primera vuelta fue de 22 puntos y vigésimo clasificado en la tabla; con 5 victorias, 5 empates y 11 derrotas; con un saldo de 18 goles a favor y 32 en contra. Alejado de su hogar, ahora más que nunca, el arousano no pudo llegar a mantener el puesto de entrenador de un Poli Ejido que terminaría descendiendo, curiosamente, en su estadio y ante el Albacete tras empatar a cero.

Sampedro decidiría meses después, volver a Tarragona, la tierra que probablemente y hasta la fecha, más le haya podido ofrecer personal y profesionalmente. Convencido en las segundas oportunidades, el gallego volvería a ocupar el banco grana para relevar a un viejo conocido de la afición blanca como Ferrando. Para entonces, Luis César no hizo primera vuelta, ya que cogió al equipo catalán en el mes de marzo. Al curso siguiente, en el 2010-2011, y con la confianza de todo el mundo por las nubes, sí que haría parte de la primera vuelta en tierras tarraconenses. Pero como había ocurrido en El Ejido, el técnico volvería a ser cesado de su puesto antes de concluir la primera vuelta. Último clasificado, el equipo de Luis César cosecharía en las quince jornadas que estuvo 12 puntos, situándose como decimos, colista de la categoría. Peores números que el Alba, que por aquel entonces y con Antonio Calderón, tenía 13 puntos, es decir, un punto más en aquella pírrica temporada. 2 victorias, 6 empates y 7 derrotas fue el bagaje de un Luis César al que destituyeron para nada. Finalmente el cuadro catalán, terminaría descendiendo junto a los manchegos a Segunda B.

La penúltima parada del entrenador gallego fue Alcoy (Alicante) en la temporada 2012. Allí, el arousano cogió al equipo en mitad de la competición, concretamente en el mes de marzo tras la destitución de Paco Porras como entrenador alicantino. Como vemos, no hubo primera vuelta para la estadística de Sampedro, por lo que de aquella temporada, no podemos coger registro alguno. Lo que sí podemos mencionar, es que finalmente el Alcoyano terminaría descendiendo nuevamente a Segunda B, no consiguiendo el objetivo un Luis César que al curso siguiente, no tendría equipo al que entrenar.

Sería ya en marzo de 2013 cuando, un Albacete desesperado, acudió al ‘fin del mundo’ para sugestionar el proyecto manchego a un desconocido como éste. Luis César aceptó y para entonces, con una pelea de unos meses (tras la eliminación del Real Oviedo y la segunda llamada de la familia Iniesta) mantener un matrimonio que ha dado grandes logros. Tanto para el técnico como para el propio Albacete, que conseguiría el ascenso a Segunda A (el tercero en su carrera deportiva) y mantenerlo en Segunda en el curso siguiente. En ese curso, del 2014-2015 nos centraremos ahora, si bien es conocido por todos los aficionados blancos, cabe en este punto volver a recordar los números de la primera vuelta de Sampedro con el Alba en la división de plata. Tras 21 jornadas, el Alba cosechó 18 puntos y quedó como colista de Segunda; todo ello se cimentó en las 5 victorias, 3 empates y 13 derrotas, con un saldo de 24 goles a favor y 37 en contra. Números de despido, como el propio Luis César ha mencionado en alguna que otra conferencia, pero que sirvieron, enigmáticamente para fortalecer a un equipo que hizo una segunda vuelta de campeonato. El equipo se salvó con varias jornadas de antelación y el gallego sumaba ya su segunda temporada y media en tierras albaceteñas.

En la presente, es decir en la temporada 2015-2016 los números son ligeramente mejores, aunque eso sí, quedaría por zanjar la primera vuelta para ver con el mismo rasero todas las temporadas en que Luis César ha dirigido a un equipo en la división de plata. Hasta la fecha, los manchegos han cosechado 5 victorias, 4 empates y 8 derrotas; cimentado todo ello con un saldo de 19 goles a favor y 23 en contra. El Alba, a día de hoy se mantiene fuera del descenso y se sitúa en la décimo sexta plaza. Como vemos, los números de Luis Ángel César Sampedro como entrenador en la Segunda A en los primeros meses de competición han tenido de todo, desde números de ascenso hasta números pírricos. Los últimos, en el banquillo del Alba, han sido exiguos, si bien, si nos atenemos a la afirmación misma que en la rueda de prensa aludió el propio preparador, de que esos números “mejorarán” considerablemente en la segunda vuelta, podremos tener la conclusión a la que el míster manchego llegó, y que se basa en que los primeros meses de competición le cuesta arrancar a sus equipos. Desde luego, experiencia, no le faltará a un entrenador que ayer renovó su contrato con el Alba hasta 2018 y que se mostraba enormemente agradecido a toda la afición, ciudad y entidad, pero en especial, al presidente José Miguel Garrido, quien ha mostrado desde que llegara hace ahora dos años, una confianza suma.

 

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario