Vuelve el Valladolid; vuelve el rival de infausto recuerdo el año pasado en casa

En la vuelta el Alba se tomó la revancha

Juanlu Serrano

El Alba volvía el curso pasado a Segunda tras tres años en el pozo de Segunda B. Y lo hacía con la mejor de las intenciones, donde el objetivo de la salvación tranquila era la única meta posible para una entidad que, tras la llegada de un consejo de administración serio y convincente, hacía presagiar solo notas positivas. Pero lo cierto es que si en lo institucional todo fueron vino y rosas, en lo deportivo, pudimos ver en la primera vuelta a un equipo más que perdido.

Perdido y sin saber el por qué. Unas veces la fortuna, otras los propios errores, y otras hasta los colegiados. Pero siempre acababan igual; con derrota del Alba. Aspecto este que le hizo hasta llegar a ir último clasificado en Segunda, sobre todo tras un primer tramo donde se obtuvieron hasta siete derrotas consecutivas que minaron la moral de la persona más positiva de la ciudad.

Y una de las últimas fue sin duda una de las más dolorosas, cuando el rival que nos visitará el domingo, el Real Valladolid, hizo patente la brecha que existía entre uno y otro equipo. 3-4 ganaron los pucelanos, si bien fue un encuentro con un resultado engañoso en el que las intenciones del Alba, como siempre, fueron buenas y se transformó en gol local en los primeros minutos. Pero nada más lejos de la realidad, ya que poco después los vallisoletanos consiguieron profundizar en la herida manchega, marcando hasta 4 goles que hicieron silbar a todo un estadio y corear el nombre del entrenador con el consecuente ‘vete ya’ de la gran mayoría de los asistentes.

Pero afortunadamente todo fue un espejismo, el Alba mejoró sustancialmente sin necesidad de cambiar de entrenador, los resultados llegaron y el Albacete Balompié se tomó, meses después, la revancha ante los castellanos en su feudo. Cero a uno con gol de Samu que sirvió para solidificar aun más la permanencia de los blancos en Segunda.

 

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario