Huracán Albacete (3-0)

La crónica

Partido completo de los de José Manuel Aira que vencieron (3-0) al Navalcarnero. Los blancos fueron superiores de principio a fin ante un rival que se vio superado por el buen hacer manchego. Gálvez, Dani Rodríguez y Héctor Hernández anotaron para los albaceteños que se colocan con esta victoria líder en solitario

 

Décimo quinta jornada de liga que midió a Albacete y Navalcarnero en una nueva entrega del grupo segundo de Segunda B. El Carlos Belmonte recibió así al líder y al décimo clasificado pugnando por tres puntos que serán vitales en el devenir más próximo de la competición regular.

Hasta con cuatro novedades planteó José Manuel Aira el choque ante el equipo navalcarnereño, siendo las entradas de Gaffoor, Héctor Hernández, Dani Rodríguez y Josán las respectivas caras nuevas respecto al último partido disputado.

El Albacete Balompié era sabedor de la relevancia que tenía este choque ante un ilusionado Navalcarnero, que con una nutrida presencia de aficionados venidos desde Madrid intentaron en todo momento animar a los suyos. El cuadro manchego no obstante no se amilanó ni un ápice, y en el 4’ de partido Rafa Gálvez fusiló a Olmedo para poner por delante a los albaceteños en una fría tarde de noviembre.

Tras el tempranero tanto del cordobés, el Navalcarnero se vino arriba y realizó, desde el orden táctico, varios acercamientos con peligro a la portería de Tomeu Nadal. Primero en una jugaba en combinación con Joaquín, quien realizaría un disparo ante el que el cancerbero de Manacor detendría con una gran estirada. Poco después, y con un Alba algo dormido en líneas generales llegaría otra nueva ocasión para los madrileños. Ninguna acabó, para fortuna albaceteña, en el marco de un Nadal que seguía aumentando su récord este año.

Los de Aira tenían otra cara en el transcurrir del encuentro, transmitiendo -hoy sí- sensaciones agradables en el juego, basado éste en un mayor dinamismo en el centro del campo junto a acciones en el perfil que casi siempre solían llevar peligro.

Estaba siendo netamente superior el Alba y supo aumentar el cuadro blanco la ventaja, cuando en el 38’ de partido, Dani Rodríguez se inventó un latigazo desde treinta metros que acabó en la portería de Olmedo. Gran partido de los albacetistas que se mostraron superiores a su rival en casi todos los aspectos, pudiendo ser superior la ventaja si el disparo cruzado de Aridane no se hubiese marchado al palo izquierdo de la portería visitante. Incluso cabe reseñar otra nueva ocasión de los de Aira antes del tiempo de asueto, cuando nuevamente Aridane, a centro de Josán a punto estuvo de empalar un centro medido ante el que el grancanario lanzó fuera.

 

Salió respondón el Navalcarnero en la segunda parte, cuando a base de acciones aisladas dispondría de ocasiones para recortar el electrónico, aunque casi todas fueron cercenadas por un inconmensurable Tomeu Nadal. Los de José Manuel Aira no parecían despertar tras la reanudación, ya que la tranquilidad era patente y tan solo las acometidas visitantes hacían despertar en algo el ánimo de una encendida afición con el colegiado.

Y es que cada partido en el Belmonte este año está siendo un dolor de muelas para un Aira que vio como Michael era expulsado por el valenciano Caparrós Hernández. Segunda amarilla que vio el central blanco y que cambió los planes del técnico berciano por completo.

La mejor ocasión del Alba en la segunda mitad fue una ocasión en la que tras una falta votada, un defensor madrileño disparó contra su propia portería teniendo Olmedo que emplearse a fondo para evitar el tercero de la tarde.

Plácida segunda parte estaban siendo los segundos cuarenta y cinco minutos para un Albacete que, incluso con inferioridad numérica no veía peligrar los tres puntos. Anecdótico fue la expulsión de Morga, preparador físico del Albacete cuando se enzarzó con el entrenador visitante, Juanjo Granero. Ambos se marcharon a la calle entre gritos y reproches, calentando un partido que de no haber sido por la actuación arbitral hubiera quedado algo fría.

Con un añadido de 7 minutos en la segunda parte y un descontento generalizado en la parroquia local, Héctor Hernández conseguía inhibirse de todo y resarcirse de sus ocasiones falladas en otros partidos. Sentenciaba así el partido con una goleada de 3-0 a un batallador Navalcarnero.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario