Así es ser árbitro en Albacete; columna de opinión de un colegiado del IMD

Opinión de un ex árbitro de los Juegos Deportivos Municipales

Hace unos días un compañero árbitro de fútbol sala recibió la agresión por parte de un “aficionado” (por llamarlo de alguna manera educada) en el Pabellón del Parque. Antes de seguir escribiendo quisiera aclarar que conozco de primera mano la dificultad de llevar acabo la labor arbitrar en los partidos de fútbol sala y los riesgos que, debido a la asistencia y el comportamiento de esta clase de personas a los encuentros, conlleva nuestro trabajo.

Es una verdadera lástima que estos sucesos se repitan con tanta continuidad y que incluso, mucha gente que dice ser aficionada al deporte, llega a ver normal e incluso luego lo comentan entre risas. Esto es algo que deberían de verse mirar estos seguidores ya que, nosotros los árbitros, antes que nada somos personas y, como tales, tenemos nuestros días buenos y malos y nos equivocamos varias veces al cabo del día. Cuando tenemos (o al menos eso me pasa a mi) un mal partido, nosotros somos los primeros que nos sentimos mal e incluso llegamos a pedir perdón a los jugadores por nuestros fallos.

Alguien que conozca un poco de los acontecimientos que ocurren en los Juegos Deportivos Municipales de la ciudad de Albacete seguro que recuerda una serie de acontecimientos que ocurren durante los partidos de estas competiciones (que conviene recordar que es amateur y ningún participante de estas competiciones vive profesionalmente de ellas) que llegan a ser detestables. Estos comportamientos van desde insultos, pasando por amenazas (incluso de muerte) y llegando, como en el caso comentado al principio de este artículo, hasta agredir a árbitros por cometer fallos durante el partido disputado.

Un consejo que me gustaría dar (que ya se ha dado en muchas ocasiones, por no decir todas, en las que se hacen referencia a estos deleznables comportamientos) es que esta gente tenga un poco de empatía por la persona que ejerce la labor arbitral y que sin ellos, ni sus jugadores favoritos ni sus propios hijos a los cuales van a “animar” estarían practicando el deporte que más le gusta.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario