¡Héctor Hernández Resurección! (1-3)

La crónica

Victoria del Albacete en Navalcarnero (1-3) con hat-trick de Héctor Hernández. El Alba se llevó el partido en el 90′ como los equipos grandes tras un partido en el que hubo más miedo que fútbol. Aira revolucionó el equipo y, con el triplete del canario, le salió bien. El Albacete se va a +6 puntos del Toledo, segundo clasificado, a falta de 12 por jugarse

Aketxe y Héctor Hernández fueron las grandes novedades en el planteamiento, ofreciendo el equipo manchego una delantera distinta a la última de hace siete días con Josán y Aridane. Justamente el alicantino y el canario comenzaron el encuentro en el banquillo, intentando airear con ello el dibujo de un Albacete que no parece atravesar un momento dulce en este final de campaña.

El choque comenzó de manera eléctrica, con un Navalcarnero que desde el primer segundo achuchó al Albacete, sabedores de las lagunas defensivas y de la inestabilidad que actualmente parece posarse sobre el líder. Y es que cuando apenas se llevaban unos minutos, Adán tuvo la primera gran ocasión de gol para los locales, si bien su disparo, de manera incomprensible, se marcharía fuera del marco de un Tomeu Nadal que ni tan siquiera había podido tocar el cuero.

Pero respondió el Alba en lo que estaban siendo, como indicábamos anteriormente, un comienzo trepidante, con ocasiones para los dos equipos sobre el sintético del Mariano González. Y vaya si lo hizo el Albacete Balompié, cuando en una combinación, Héctor Hernández disparaba para, en el primer acercamiento serio, anotar el primer gol de la tarde. El décimo sexto tanto del canario subía al marcador para tranquilizar a los más de cincuenta aficionados llegados de tierras manchegas, poniendo de paso por delante a los de Noguerol.

Pero en ese intercambio de golpes que prosiguió después, y con un CDA Navalcarnero que no le temía al gigante que tenía enfrente, conseguiría igualar la contienda con un gol de Joaquín. Diez minutos después del gol blanco llegaba la equidad en el Mariano González, con un Albacete que por noveno partido consecutivo encajaría gol.

Tras ello, las fuerzas se igualaron más y se dio paso a un encuentro espeso, con el miedo defensivo visitante como bandera y con un Navalcarnero que había comprobado el potencial ofensivo de su rival hoy. Entre eso y el calor, el partido decayó notablemente en intensidad, ocasiones y sobre todo imagen, si bien el Albacete lo seguía intentando con Carnicer y Rodríguez al mando. Héctor Hernández tuvo alguna tímida ocasión para volver a perforar la portería rival, aunque lo cierto es que no tuvo en los minutos siguiente una manifiesta y clarificadora ocasión. El ‘Naval’, desde el orden y el equilibrio se mantenía a flote, intentando en alguna ocasión y a balón parado desarbolar la manida defensa rival.

La segunda parte comenzó con mejores intereses en un Albacete que necesitaba de la victoria para poder aventajar de nuevo al resto de perseguidores. Héctor Hernández y Aketxe buscaron desde los primeros compases el gol que tranquilizase de nuevo los ánimos, si bien el Navalcarnero se defendía con orden.

Y con tanto ahínco ofensivo del Alba, a punto estuvo el equipo local, a la contra, de anotar el segundo tanto tras una serie de indecisiones defensivas. Finalmente, la definición y el línea anularon la jugada, la cual llevaba marchamo de gol madrileño. Para ese momento, el técnico Aira (en la grada) y el capitán Noguerol (en el banquillo) decidieron dar entrada a Josán, intentando perfilar el extremo diestro y permutando a Iván Sánchez al mediocampo. Carnicer fue el sacrificado por un técnico que veía cómo su equipo necesitaba de un gol que alejase los fantasmas.

El Alba parecía auto-convencerse de que podía sacar los tres puntos de su visita, y Héctor Hernández, el que más creía en ello, a punto estuvo en el sesenta y cinco de dar ventaja a los manchegos. El esférico sin embargo no acabó en las redes aunque ejemplificó al resto, un equipo que necesita de un líder al que le sigan para conseguir el objetivo del ascenso a Segunda.

El Albacete de Aira ofrecía más miedo que fútbol en un partido donde, ofensivamente, el Naval tampoco estaba encontrando huecos que filtrasen balones. Ahora bien, a balón parado, el equipo madrileño estaba encontrando el hueco, e incluso en el setenta y tres de partido, los madrileños marcaron tras la enésima indecisión defensiva manchega, si bien el colegiado terminaría anulando el gol para fortuna albacetista. En los últimos compases de partido se pudo ver a un Albacete superior, con ocasiones y con mayor mordiente que los locales. Héctor Hernández y Aridane crearon peligro como para merecer los blancos algo más en un partido bastante mediocre.

Pero en los instantes finales el equipo de José Manuel Aira fue mejor, tanto que la mala fortuna impidió de nuevo al pichichi del Alba, Hernández marcar cuando lo más fácil parecía era marcar. La afición visitante achuchaba y se hacía notar sobre el sintético local, que le había pesado a los blancos aunque en los instantes finales no parecía tal. El Alba era mejor y Héctor Hernández volvía a marcar en el 90′ de partido para cortar la hemorragia de derrotas. El Alba de Aira marcó el tercero en el 95′, cuando Aridane le ‘cedió’ el tercero para sellar un triunfo que ha costado sangre, sudor y lágrimas. El Alba vuelve así a liderar con mayusculas la clasificación del grupo dos a falta de cuatro partidos y 12 puntos para su conclusión.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario