¿Por qué se marchan Garrido y los suyos del Alba?

Públicamente

Muchas preguntas comienzan ahora a hacerse los aficionados y parte del entorno ante esta salida del inversor madrileño y su junta directiva al completo. Y es que todavía no se conocía una versión oficial más allá de las posibles entrevistas individualizadas que el presidente y máximo inversor del Alba hubiera podido dar en anteriores semanas. Por ello, y en la sala de prensa del estadio Carlos Belmonte, José Miguel Garrido Cristo ha argumentado el por qué de la siguiente manera:

Nos vamos por las mentiras continuadas de la Diputación, de su presidente y sobre todo por la utilización posterior de esta situación hacen que cualquier inversión se deteriore de tal manera que nos obliga a abandonar el club. No podemos estar en un sitio donde las autoridades con las que el Alba está obligado a tratar te mientan constantemente. No es una decisión a la ligera porque llevamos dos años donde, con un convenio firmado, se nos estuvo durante tres meses a expensas. La decisión de marcharnos se fragua durante dos años.

Se nos pidió a nosotros que hiciéramos el adelanto total del dinero, unos 1,6 millones de euros diciéndonos que la Diputación cumpliría después con sus pagos. Cuando nosotros lo llevamos a cabo con la palabra dada y el honor de la Diputación, entonces surgió la negativa de la institución alegando que el convenio era lesivo y que la aportación era desmesurada. Nosotros dijimos que aquello que la diputación decía no era verdad y que se estaba mintiendo, pidiendo nosotros que se reconociera cual había sido la verdad. Si desde el primer momento la diputación nos hubiera dicho la verdad hubiéramos afrontado la realidad de otra manera totalmente diferente.

La diputación de Albacete ofreció una rueda de prensa dijo que éramos unos mentirosos, aludiendo que faltábamos a la verdad nosotros. Nos volvimos a reunir con la diputación y les dijimos nuestra postura, pero ellos mantuvieron su postura, continuando sus mentiras y culpando poco menos que al Albacete de los males de la ciudad.

Se probó que nosotros no mentíamos. Se probó suficientemente y ante esa realidad, nos explicaron la situación y que no se podría cumplir con ese convenio. Afrontamos la realidad y es en ese momento cuando se empeñó la palabra de honor de Santiago Cabañero y donde se nos dice que renunciemos a ese convenio en pos de una ayuda anual de 100.000€ en los años venideros. Entendimos que el club no podía estar en disputa con una institución como la Diputación; se nos dijeron cosas como que te doy mi palabra de honor, no me conoces pero fíate de mi palabra, sal de aquí convencido de que te daremos lo prometido…

Después de eso ha pasado que en los meses de diciembre y enero mantuvimos unas conversaciones donde Pozas y Castelo se reunieron para tratar el pago del año anterior. Y en ningún momento se nos informó de ningún cambio acordado hacía más de un año. No se nos comunicó que las circunstancias hubieran cambiado y no se nos dijo nada. A finales de enero nos encontramos como política de hechos consumados, con que la aportación que iba a ser de 100.000€ iba a pasar radicalmente de 30.000€. Nosotros nos sorprendemos de la decisión porque ni tan siquiera se nos llama ni se nos avisa ni diálogo. Nosotros a partir de ahí mantenemos otras reuniones con ellos, donde se muestra la mejor voluntad por parte de la diputación y en la que nosotros les señalamos que no podíamos funcionar de esa manera. No nos pueden mentir de manera continuada. No se nos dio tampoco ninguna solución. Nosotros les dijimos en ese punto que no teníamos más remedio que marcharnos y abandonar la inversión; su respuesta fue, si te tienes que ir, vete.

 

 

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario