Los nuestros son Aira y sus chicos, desde YA solo apoyo y más apoyo (Opinión)

Opinión de Rubén Oliva

Que levante la mano el que no haya tenido dudas en algún momento de la temporada sobre el entrenador del Alba. Que diga que después del 0-4 del Fuenlabrada se fue a casa pensando que la primera posición no corría en absoluto peligro y que no había nada por lo que preocuparse. Con 4 derrotas consecutivas en casa, un equipo que ya era incapaz de dejar su portería a cero y que, -en este tramo de la temporada sí- mantenía su primera posición por deméritos de los rivales… Pocos quedarían.

Ha sido difícil no dudar, incluso por momentos aceptar oír al sector más crítico que pedía medidas drásticas a pesar de ser los líderes. Pero las semanas han ido pasando, el equipo ha sacado sus vitales triunfos ante Logroñés, Navalcarnero y Mensajero y la primera posición parece sentenciada. El Alba va a ser líder de grupo, que se dice pronto. Y va a jugar un play off donde puede pasar de todo. Sin embargo, lo peor del temporal de derrotas de las últimas semanas es el lodazal que se queda con una afición enfadada, que ha creado dudas en torno a su entrenador y que ahora maximiza con la llegada de los otros tres campeones de grupo.

Pero ya no es el momento, ahora toca olvidarse de todo lo malo y apoyar. Aira ha quedado absuelto de un tremendo bache, y solo debe recibir aliento de una afición que ha de saber que en las próximas 4 semanas puede estar en juego mucho más que un ascenso… el futuro de su club. Nos guste más o nos guste menos, los dados ya han sido echados y están rodando sobre el tablero. Aira es el entrenador y sus chicos la plantilla que debe sacar al Alba del pozo en una eliminatoria de infarto, donde solo debe haber espacio al apoyo. Aunque alguno tenga que hacer de tripas corazón y aplaudir al que hasta hace nada quería matar, debe saber que todo pasa por la unión en el momento definitivo.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario