Posible rival; así es la Cultural Leonesa

Por sportleon.com

La temporada de la Cultural, en cuanto a la Liga regular, ha sido brillante. La nota que se le otorga al equipo leonés es la máxima al completar una campaña donde ha superado registros históricos y que ha acabado con la primera posición para los de Rubén de la Barrera, algo que no ocurría desde hace 18 años.

Ya avisaba en su presentación el técnico coruñés con una clara declaración de intenciones: “Lo vamos a pasar bien, va a ser un año bonito”. Y tanto que lo ha sido, con el premio mayor todavía por llegar. Desde bien pronto se vio que este equipo podía regalar grandes tardes a una parroquia culturalista que ha ido creciendo al ritmo de su equipo.

Tras un frío empate ante el Tudelano, el derbi en Ponferrada abrió un camino dorado en una primera vuelta que encumbró a un equipo que maravilló por su juego, su facilidad de ver portería, su variedad de posibilidades y por acumular victoria tras victoria. En la décima jornada, cogió un liderato que hizo suyo hasta la jornada 32, llegando a contar con hasta ocho puntos de ventaja sobre el segundo clasificado.

La derrota contra el Celta B y el empate ante el Pontevedra parecían condenar al equipo a no tener opciones de ser campeón, pero la confianza y la fe han sido también señas de identidad de la escuadra de Rubén de la Barrera, que para nada se vino abajo y logró recuperar el liderato cuatro jornadas después, para no volver a perderlo.

La trayectoria de la Cultural durante la temporada se mantuvo inmaculada hasta la última jornada de la primera vuelta, donde una inmerecida derrota en Pamplona ante el Osasuna B le hizo despedir el año con mal sabor de boca. El comienzo del 2017 tampoco fue bueno, con el tropiezo en Tudela. Pese a las dudas durante algunas semanas de la segunda vuelta, el conjunto leonés ha cerrado el segundo acto de la temporada con 40 puntos, solo seis menos que la primera vuelta.

Todo ello para sumar una puntuación nunca vista en la categoría. Y construida a base de un juego alegre, hecho a la medida de un técnico joven y con las ideas claras. Tener la pelota como arma de destrucción del rival, acompañada por la velocidad de sus hombres de ataque, un contragolpe mortal y una pegada bestial. La esencia por encima de todo, regada por jugadores que, algunos de ellos, llegaban de una categoría superior y que han demostrado su calidad como los Mario Ortiz, Benja Martínez o Gallar.

Un plantilla y un cuerpo técnico, en definitiva, un equipo, que han despertado a una afición dormida, que se ha vuelto a enganchar a su Cultural. Una hinchada que acudió al primer partido de la temporada en una cifra que rondaba los 1.600 espectadores y que ha terminado por llenar el estadio Reino de León. Una afición, una ciudad, que ahora sueña con lograr el ascenso a la Segunda División, categoría que no cuenta con los leoneses desde hace 42 años.

 

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario