Aira, un adiós necesario pero se va un trabajador (artículo de opinión)

Opinión de Rubén Oliva

No ha sido una fácil decisión pero era más que evidente que habría que tomarla. Prácticamente nadie dudaba que Aira no acabaría esta temporada como entrenador del Alba, y como los ‘palos’ cuanto antes se soporten mejor, la directiva ha tomado una correcta decisión y se producirá un relevo en el banquillo. Atrás queda una etapa marcada por la profunda división que ha existido entre afición y entrenador y que, ciertamente, debía ser el primero de los motivos para este cese. Habría sido insostenible un año de sufrimiento como el que se avecina con pitos y crispación hacia el propio entrenador en un Carlos Belmonte donde se necesitará más unión que nunca para lograr la permanencia.

Sin embargo, y ahora que Aira ya no está, es justo cuanto menos reconocer lo que éste ha aportado. Ha sido un tipo humilde, currante y honrado, que nunca ha armado revuelo ni ha hecho ‘ruido’ pese a las feroces críticas de los últimos meses. Aun con fortuna, ha sido el entrenador que ha sacado al Alba del pozo de la Segunda B y eso debería ser siempre agradecido por la afición. Ya no es entrenador del Alba, ya no hace falta seguir vociferando con el ‘Aira vete ya’, ahora cuanto menos seamos agradecidos porque Aira se va con un ascenso deportivo y una incuestionable calidad humana como avales.

Compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario