[Opinión] ¡Mayday, mayday, mayday… Enrique Martín!

Escrito por: Hugo Piña

martes, 15.05.2018

Mayday es una señal de socorro, derivada del francés m’aider (‘ayudadme’, de la expresión completa venez m’aider, ‘vengan a ayudarme’) y que se usa coloquialmente en muchos ámbitos de la vida. También es usado por los pilotos de avión para advertir de cualquier tipo de anomalía a la hora de encontrarse en un avión y que se tiene que citar, según los organismos oficiales hasta en tres ocasiones para ser correspondido: ‘Mayday, mayday, mayday…Enrique Martín’

Surcando los cielos o liderando un equipo de fútbol, Enrique Martín Monreal dijo a su llegada a Albacete el pasado mes de octubre que “el vuelo del 747 acaba de despegar”. Y lo cierto es, que tanto el comienzo como el desarrollo del vuelo fueron de manera rutinaria, con apenas ningún sobresalto y con una felicidad absoluta entre los comandantes, equipo de avión y pasajeros.

Pero como en toda película, llega un momento de la trama en la que al avión le ocurre algo: o no tiene gasolina, o lo secuestran o el presidente de los EE.UU recibe una llamada que hace variar por completo el rumbo transoceánico y que hasta el momento había transcurrido con normalidad.

Vaya, como la temporada del Albacete del propio Enrique Martín. Normalidad, tranquilidad… y por un momento hasta felicidad con el sueño de los play off de ascenso. Pero lo cierto es, que como ocurre en las pelis con este tipo de tramas, cuando todo va como la seda, algo termina ocurriendo. Y eso ha sido lo que le ha pasado a los chicos del piloto Martín, que ahora buscan certificar la permanencia en Segunda tras encadenar, de momento, 8 partidos sin ganar.

Es decir, que el vuelo iba a su ritmo y de pronto, algo ha fallado. Y ojo, porque lo ha hecho de manera prolongada durante 8 partidos, algo así como 2 meses de competición. Al menos ahora ya no escuchamos aquello de que el objetivo es jugar los play off de ascenso, al menos ahora tenemos claro que lo que necesitamos es un ascenso pero en los números cosechados por una plantilla que ha tenido y sigue teniendo toda mi confianza, pero que como siga así, y no gane en Zaragoza, habrá que argumentar aquello del ‘mayday, mayday, mayday Enrique’ de cara a los últimos partidos de liga.

Por cierto, de la renovación de Martin y con estos números y sobre todo situación, mejor ni hablar. Aunque ya saben, el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, haciendo un símil de lo acontecido con Aira el verano pasado tras conseguir el ascenso a Segunda. De momento y como no me canso de repetir, el caldo de cultivo contra Enrique se va cociendo con guarismos que a buen seguro asustarían hasta el propio José Manuel.