Tocó sufrir, pero el equipo por fin respira aliviado

Pendientes de resultados

El Alba no esperaba haber llegado a la última jornada jugándose la vida pero el equipo entendió en todo momento lo mucho que se jugaba la entidad en estos 90 minutos. Favorecidos por la unión que ha generado la concentración en el Pinatar Arena hace una semana y el largo viaje a Canarias para este último encuentro, los jugadores se han unido y en torno al objetivo de la permanencia se han hecho fuertes.

En el Heliodoro Rodríguez López ha habido que saber sufrir, ya que aunque el partido se puso de cara con el gol de César de la Hoz, en el segundo tiempo el Tenerife apretó y se notaron los nervios de la defensa manchega con errores que en la mayoría de casos los salvó Tomeu Nadal. Desde el banquillo se estaba en todo momento pendientes de los otros resultados, y la derrota de la Cultural y el empate del Almería dejaba la permanencia prácticamente a tiro. Por ello, y en medio de los cinco minutos de descuento que el árbitro añadió al final, el banquillo celebró los finales que iban llegando de otros campos. Sufrida permanencia de un equipo que nunca perdió el compromiso.

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario