De viaje por España siguiendo al Alba (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

jueves, 16.08.2018

Ya está todo listo para afrontar el viaje que llevará al Albacete a dar otra vez la vuelta a España. En realidad quiero decir “Ya estoy del todo listo”, porque esa es mi intención, acompañar al Alba en su particular viaje a Ítaca. Tomando a Ulises como referente, Ítaca comienza con la visita al Belmonte del Dépor. Soñemos desde el primer día. Cada partido debemos afrontarlo como si fuese una fiesta. Porque debe serlo. Estamos en Segunda División,tengámoslo siempre presente; ahora mismo decenas de equipos y cientos de miles de aficionados nos envidian, sintámonos privilegiados y prestémonos a disfrutar del viaje. Si no están de acuerdo, pregunten en Murcia o en Alicante o en Castellón o en Salamanca o Burgos o Logroño o en Santander, por ejemplo.

Yo, de momento, ya tengo avisados a todos los amigos que tengo desparramados por la piel de toro. Espero que tras mi paso, puedan seguir siéndolo. Amigos, digo.

Se me antoja una tarea, cuasi homérica, pero seguir al Alba, es una excusa como otra cualquiera para conocer más de cerca España. Sus ciudades, sus estadios, sus aficiones. Miedo me dan los días en que con cara de tonto tras una derrota, me tenga que poner a escribirles a ustedes sobre lo vivido. Contar las victorias, que las habrá, será más divertido y provechoso y ameno.

Que la salud nos acompañe, que los ánimos no sufran mucho y, sobre todo, que el bolsillo no se sobresalte más de lo debido; porque salvo Elche y las dos visitas a la capital, lo demás se antoja lejano. Muy lejano. 

Las Palmas, Santa Cruz y Palma, son las plazas más exóticas y complicadas con sus tarjetas de embarque y sus humillantes cacheos, lo demás:carretera y manta. Mucha manta, porque Pamplona, Soria o Lugo, nos pueden procurar algún resfriado.

Alea jacta est, ya no hay tiempo nada más que para la logística. La primera cita es en casa, con lo que no va a ser necesario ningún aparato. Dispongámonos a recibir al Deportivo de la Coruña, equipo al que nos une el haber ido del brazo en aquel, ya lejano, primer ascenso a los cielos. Desde entonces las trayectorias de los herculinos y las nuestras, no han ido, desgraciadamente, en paralelo. Ahora el destino nos vuelve a unir, en una suerte de vuelta a los orígenes, esperemos que se repita la historia, al menos en lo tocante al Alba, y el final sea igualmente feliz.

Depósito lleno, ITV recién pasada, auto en perfecto estado de revista, rencuentro con amigos, andorga llena de ilusión y ¡allá vamos!