La Liga responde al Reus en la semana previa a medirse al Alba

Escrito por: 5 más el descuento

martes, 04.09.2018

Con fecha 2 de septiembre de 2018, el CF Reus elevó al Comité de Control Económico (órgano independiente aprobado por los clubes, no asalariado de LaLiga), un escrito en el que solicita un incremento del Límite de Coste de Plantilla Deportiva, con el objetivo de inscribir en la competición a nuevos jugadores. Dicho Comité se reunirá el próximo jueves 6 de septiembre para tomar una decisión al respecto.

A raíz de este escrito, así como de diversas afirmaciones públicas por parte del CF Reus, la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) y algunos jugadores como Isaac Cuenca, LaLiga quiere explicar con transparencia cómo ha sido el procedimiento en las últimas semanas.

Como a todos los equipos de LaLiga, al CF Reus se le fija un límite salarial de plantilla. Límite que como bien es sabido, dentro del plan de Control Económico a priori de LaLiga, busca que los clubes cumplan sus obligaciones financieras, evitar los impagos a jugadores, así como generar una competición real evitando el dopaje financiero.

Ese límite fue consumido por el CF Reus con 13 jugadores inscritos. Ante la imposibilidad por parte del CF Reus de obtener los ingresos necesarios que le permitieran disponer del Límite de Gasto de Plantilla Deportiva deseado, la única alternativa que le quedaba, de acuerdo con la normativa de control económico vigente, era realizar una ampliación de capital. A finales de julio de 2018, el CF Reus comunicó a LaLiga que planeaban realizar dicha ampliación, algo que ya había avanzado a principios de dicho mes. LaLiga, de acuerdo otra vez con la normativa de control económico vigente, exigió las garantías correspondientes, las cuales nunca llegaron.

El CF Reus tenía subidos a ‘borradores’ de LaLiga Manager, la plataforma de gestión de transfers, a 8 jugadores: Miguel Linares, Shaq Moore, Jesús Olmo, Dejan Lekic, Tito Ortiz, Karim Yoda, Vitor Silva y Pol Laporta, pendientes de inscripción a primera hora del pasado jueves 30 de agosto.

Desde LaLiga, el día 30 de agosto, ante la problemática de tener una plantilla de 13 jugadores, y de manera excepcional, se le ofreció al CF Reus la posibilidad de inscribir 5 jugadores más, para llegar a una plantilla de 18, bajo una serie de condiciones:

  1. Que fueran jugadores con un salario en el entorno del mínimo salarial que marca el convenio con la AFE para LaLiga 1|2|3.
  2. Que se respetara el orden de llegada de los mismos (se pretendía dar prioridad a los jugadores ya subidos a la plataforma que cumplieran con las condiciones ofrecidas para inscribir hasta 18)
  3. Que se revisaría el valor de mercado de los salarios de los jugadores que se pretendiera inscribir.
  4. Que cualquier acción posterior que pudiera implicar incremento de límite de plantilla de acuerdo con la normativa vigente, iría primero a compensar el exceso de límite derivado de la inscripción de hasta 18 jugadores que se estaba ofreciendo de forma excepcional.
  5. Que no se pudiera modificar a la baja los salarios ya pactados con los jugadores contratados y no inscritos.

Desde el CF Reus, en el mismo día, se aceptó la propuesta pero, entre otras cosas, pidió inscribir solo a 16, en lugar de los 18 propuestos por LaLiga, ya que alegaron tener ya contratos cerrados con jugadores con salarios superiores a ese mínimo y querían respetarlos. Desde LaLiga se aceptó esta petición del CF Reus.

Fue en ese momento, después de haber recibido la comunicación de LaLiga con la posibilidad de inscribir más jugadores, cuando apareció el nombre de Isaac Cuenca, es decir, el día 30 de agosto.

Pedían inscribirlo a salario de mínimo de Convenio. Aceptar esto por LaLiga implicaba no inscribir a jugadores ya subidos a ‘borradores’ en LaLiga Manager con salario en el entorno del mínimo de convenio colectivo, rompiendo una de las condiciones exigidas al CF Reus para inscribir nuevos jugadores de forma excepcional (Condición nº2).

Esta fue la razón para negar la inscripción de Isaac Cuenca y no otra.

A pesar de lo anterior, con posterioridad a la aceptación de todas las condiciones exigidas por LaLiga para poder inscribir nuevos jugadores de manera excepcional, el CF Reus subió el contrato del jugador Isaac Cuenca a la plataforma LaLiga Manager el 31 de agosto a las 13:38.

Contrariamente a lo dicho por el CF Reus y el jugador Isaac Cuenca, desde LaLiga no se cuestionó que éste hubiera firmado su contrato en las condiciones que afirmaban firmarlas. Lo que LaLiga impidió fue que se incumplieran las condiciones para poder inscribir más jugadores por encima del límite salarial, fichando un nuevo jugador y dejando fuera a los ya subidos a ‘borradores’ en la plataforma, que sí cumplían con las condiciones ofrecidas.

Tampoco son ciertas las afirmaciones vertidas en algunos medios de comunicación sobre la imposibilidad de jugar en algún equipo por parte de Isaac Cuenca. A día de hoy, con la información remitida tanto por el Reus como por el jugador, éste podría estar en disposición de formalizar un nuevo contrato con cualquier equipo español, al tratarse de un jugador en situación legal de desempleo, de acuerdo a los dispuesto por el reglamento general de la RFEF.

Sorprende además a LaLiga que el último día del periodo de fichajes, desde la AFE presionaran a esta organización para que autorizara el fichaje de Isaac Cuenca frente a otros jugadores que habían sido contratados con anterioridad con un salario aceptado para su inscripción.

Por otro lado, el CF Reus llegó a un acuerdo con el Cádiz CF para la venta de Dejan Lekic. A cambio el Cádiz CF cedía sin coste para el CF Reus al jugador Juan Carlos Carrillo. Las normas del Control Económico especifican que, aunque un jugador sea cedido sin coste, su valor sí computa para el cálculo de los límites salarial, por lo que esta cesión no se autorizó. El CF Reus reclamó ante el Comité de Control Económico y éste le dio la razón a LaLiga.

Por último, queremos resaltar que LaLiga fue quien exigió por escrito al CF Reus que no disminuyera el salario de los jugadores ya contratados, siendo el CF Reus quien ofreció la posibilidad de reducir el salario a alguno de sus jugadores, y negándose LaLiga expresamente a esta solicitud.