Al líder, visitamos al líder (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

jueves, 11.10.2018

No soy supersticioso, pero el hecho de volver a jugar con el calzón blanco, en cierta manera, me tranquiliza. Fueron siete jornadas, siete, jugando con nuestro impoluto traje blanco, sin conocer el desdoro de la derrota. En Oviedo nos pusimos unos calzones ¡negros! ¿por qué?, y ale, a galeras. Cuánto echo de menos aquel traje completamente granate, que dio lustre y puso enel candelero al Queso Mecánico; en el viejo Tartiere, sin ir más lejos, ganamos de esta guisa. ¡O tempora, o mores!.

La estética y la ética, nadie lo discute, deben ir de la mano, por lo que ruego “a quien corresponda”, que desempolve cuanto antes el color corporativo -que tan bien luce en nuestro estadio-, y se lo pongan los nuestros tantas veces como sea posible. Incluso en nuestra casa.

Visitar al líder, siempre es un trago, pero visitar al colista, también. Cualquiera que sepa de qué va esto lo sabe. Por lo que los nuestros, no deben dejarse impresionar y, a ser posible, empezar a jugar desde el minuto uno. El Málaga, es el primero de toda la categoría que ha presentado credenciales, en buena y debida forma, para el ascenso directo; no se anda con bromas y ya mira a todos desde lo alto. Han entendido muy bien, que en Segunda, no hace falta o jogo bonito, sino el juego efectivo. Directo. Bronco, si es menester. Yo creo que el Albacete está en esa línea. En La Rosaleda, se trata de jugar de tú a tú a los malaguistas y no perder la flema, pero eso sí, estar enchufados todo el partido. Vamos, lo que llevamos haciendo desde finales de agosto.

Los blanquiazules han ganado seis de sus ocho encuentros, y ya han competido contra tres de los gallitos, o sea, no es azaroso el lugar que ocupan. Se me antoja que la gran diferencia con los nuestros radica, fundamentalmente, en la experiencia. El Málaga viene de Primera, es un equipo de Primera, y nosotros es ahora cuando empezamos a parecer un equipo de la elite, tras lustros de desorden e incompetencia en los despachos. Ellos saben que más pronto que tarde, volverán a LaLiga y a nosotros, mal que nos pese, todavía nos falta un hervor.

 

Esto no quiere decir de ninguna manera, que no podamos dar la sorpresa. El Albacete Balompié, puede ganar a cualquiera, pero también puede perder contra cualquiera. El Málaga por contra, también puede ganar a cualquiera, pero poquitos lo van a doblegar.

 

Yo, por si las moscas -y, sin ser supersticioso-, jugaría de blanco.