Hasta el pito con los del pito (Opinión)

Escrito por: Hugo Piña

miércoles, 24.10.2018

Un mes después sigo pensando que los árbitros no están actuando bien cuando el Albacete Balompié se les pone de por medio. No hay más que ver como han interpretado las acciones los señores colegiados las acciones en las que un jugador del Albacete se encontraba en mitad de un suceso que, vaya qué casualidad, siempre ha tenido como principal perjudicado al que iba de blanco.

En Oviedo, Málaga y el pasado domingo en Albacete los de Luis Miguel Ramis tuvieron, y no precisamente pocos, motivos para coger los bártulos y marcharse con el árbitro ofreciendo semejante talante. Está claro que ser árbitro de fútbol es complicado, es tremendamente complicado juzgar a veintidós tíos en un campo de fútbol cuando la premisa principal de un alto porcentaje de ellos es la de engañar al colegiado, hacerle interpretar algo que en algunas ocasiones ni tan siquiera ha pasado.

Pero, ahí es donde entra la valoración de un juez, árbitro en este caso, que como en cualquier litigio deberá exponer dos realidades. Y de ahí tomar una decisión -sin VAR- en cuestión de segundos, en el caso del árbitro de fútbol de Segunda División.

Y bien, ahí es cuando el abonado, hincha, socio e integrante de la plantilla del Alba tiene motivos para quejarse amargamente del rasero de los árbitros que en el último mes le han pitado al equipo. Lo de Oviedo fue escándalo que en el caso del gol azul se hubiera remendado con el VAR. Entendible incluso que el asistente 1 de aquel partido se ‘comiera’ un fuera de juego que perjudicó sobremanera al equipo en el Tartiere.

Ahora, lo que no necesita VAR y si uso de razón es la criminal entrada que Forlín le hizo a Eugeni Valderrama. Y ojo, porque no pitó ni falta. A destacar de aquel encuentro por cierto, fue el intento de agresión de Cristian Fernández a Acuña y que para bien de todos quedó en nada.

En Málaga, el penalti sobre Febas tampoco necesita discusión y que comenzó a levantar las voces de algunos. Los mismos que en el gol malacitano observaron como un jugador rival mantenía intención de ir a por la pelota, despistar a los defensas del Alba y brindarle un balón que ni pintado para el más listo de la clase. Aun así, nos mantuvimos callados.

Y lo que colmó el vaso de todo fue el arbitraje del inefable Daniel Ocón Arraiz. Una expulsión bastante rigurosa que si atendemos al momento del partido, no tenía sentido. Y no lo tenia por tres cuestiones: el árbitro no estaba cerca (las imágenes lo demuestran), el linea no le señala nada y la accion discute polémica por los cuatro costados (incluso se advierte que el jugador del Almería se tropieza solo). Aún así Ocón decidió cargarse, porque no tiene otra lectura, el partido.

Curioso por otra parte que el mismo árbitro de origen riojano no intercediera en una acción similar a la de la expulsión, cuando en el 90’ de partido, Yan Eteki agarrase, impactase y hasta zancadillease (todo en la misma acción) a Bela. Como le pasó a Febas en Málaga y a Eugeni en Oviedo, el del pito no interpretó falta siquiera. Y si, hasta el pito con los del pito estamos en Albacete al comprobar impotentes como, acertadamente, nuestro capitán remarca públicamente que “ante los árbitros estamos indefensos”. Luis Miguel, tú y todos nosotros lo estamos.