Más humildad en la cantera del Alba (Opinión)

Escrito por: Rubén Oliva

jueves, 25.10.2018

Vaya de antemano mi profunda admiración y respeto por todos aquellos entrenadores, técnicos y personal que se ocupa cada día de los cientos de niños y jóvenes que militan en las categorías inferiores del Albacete Balompié. Mi reflexión en este artículo no va dirigida ni contra ellos, ni contra los dirigentes de la cantera ni la Fundación y mucho menos contra los ‘mandamases’ del club. Y no va contra ellos porque no hay duda de que la primera formación es la de casa, y es entre los padres y el entorno más cercano donde se deben inculcar los valores que, desgraciadamente, en algunos casos no se están viendo.

Hace unos días supimos de unos graves incidentes que se produjeron en el partido del grupo I de la Liga Provincial Juvenil entre el Alpera y el Fundación Albacete Balompié. Cuando los locales empataron en el último minuto, se formó una importante tangana que además acabó con el colegiado supuestamente agredido. Más allá de que cada parte dará una versión distinta de los hechos, la conclusión es que el escudo del Alba no se puede ver envuelto en noticias como ésta, punto.

Hay demasiados chavales de la cantera del club que, mención aparte de su incuestionable calidad deportiva, carecen -siempre en algunos casos, no se puede generalizar- de la humildad y respeto que todos los que queremos a ese escudo les pedimos. No puede ser que un chico de 13 años mire por encima del hombro a sus compañeros de instituto o amigos porque él juega en el Alba y ellos no.

No se deberían ‘chulear’ por estar en el equipo más importante de la provincia y burlarse de otros jugadores que no lo están ni de otros equipos o clubes de barrio o de menor entidad. Y eso está pasando. Ciertos padres tampoco deberían alimentar ese ego de sus niños, ni hablar de ellos como si tuvieran en casa a Messi o Cristiano, porque además es altamente improbable que lleguen a jugar ni siquiera en Tercera División. Hace falta una profunda reflexión, no ya en cómo juegan o si los resultados son mejores o peores, sino en hacerles ver que, como el lema que el propio Alba tuvo hace no mucho tiempo… “tu humildad te hace grande”