El punto de La Romareda se recordará como un triunfo (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

lunes, 18.02.2019

El estadio de La Romareda, es uno de esos estadios que por derecho propio, se asocia más a Primera que a Segunda, en este escenario Albacete Balompié y Real Zaragoza nos regalaron un partido que dignifica laLiga123. Juntar casi 30.000 almas no está al alcance de muchos equipos en Europa, pues bien, nuestro Alba llevó a todo ese número de gente al recinto maño donde dejó una imagen fantástica.

Ya advertíamos que el Zaragoza no era el mismo de hace un par de meses y el Alba se encontró de frente con su nueva cara. No sé si ha sido cuestión de mala o buena suerte, pero salimos muy reforzados de una cita por la que tendrán que pasar el resto de candidatos al ascenso. Desde ya les auguro que van a pasar un mal rato.

El gentío supo ver en el Alba al equipazo que infunde miedo allá por donde va y así lo agradeció en diferentes fases del choque. Andan los aragoneses excitados con el renacer de los suyos y les supo a gloria el punto arrancado. A nosotros también y creo que el reparto fue justo, aunque nos penaliza a ambos en cuanto a lo numérico, la moral de ambos sale claramente reforzada. Yo no descarto en absoluto a los zaragocistas para la traca final.

Antes, como durante, como al final, tuvimos la sensación de vivir un encuentro de altos vuelos, como si fuese de Primera, vamos. Ver que el Alba se maneja con naturalidad en ambientazos de este fuste da tranquilidad y predispone para las siguientes y envenenadas citas.

En el descanso del partido entre bocatas y botas compartidas, se organizó un minidebate sobre las posibilidades del Alba en Primera, todo el mundo metió mojada, zaragocistas incluidos, y la mayoría apostaba que muchas y buenas, había sensaciones harto positivas y tuve que ser yo -como siempre-, quien pusiese algo de cordura y enfriase los ánimos: primero cazar al oso y luego a ver si le sacamos buen precio a su piel. Yo, en confianza, les digo que sí, que veo al Alba en Primera, si no es este año, será el siguiente, la dinámica que se ha instalado en la Institución se presta a ello y veo al Club con vocación de construir algo más que un equipo ascensor.

Los maños reconocieron sin empacho, que habíamos sido el mejor visitante de la temporada y todos sin excepciónveían al Alba subir de forma automática.

Me gusta que la excitación de la grada no se transmita al vestuario y que las acciones dudosas que los árbitros insisten en ver siempre en nuestra contra, no descompongan a un grupo que demostró una vez más el porqué de su ubicación en la tabla.

Ya lo he dicho en alguna otra ocasión, pero los puntos que se han ido al limbo por decisiones arbitrales, los hemos recuperado gracias a la concentración de los jugadores. La psicología está jugando un papel determinante en el devenir de este equipazo.

Qué gusto compartir un partido de fútbol ataviado con mi bufanda, con otros tipos con otras bufandas y ser capaces de disfrutar juntos de un gran espectáculo. Risas, parabienes, saludos y un punto que a mí me supo a victoria moral.