El vestuario del Albacete cambia de discurso: Permiso para hablar de ascenso

Escrito por: Hugo Piña

domingo, 17.02.2019

“El objetivo de la salvación está ya casi cumplido. No hay que engañarse, seguimos ahí arriba”, analizaba en el día de ayer Aleix Febas en zona mixta a la conclusión del empate cosechado ante el Real Zaragoza. “El primer objetivo está muy cerca”, sostenía después uno de los capitanes del Albacete Balompié ante los medios de comunicación en lo que estaba claro es un (notable) cambio de discurso del vestuario manchego.

Que la salvación (53 puntos tras la exclusión del Reus) está prácticamente conseguida es un hecho incontestable tras acumular 49 unidades. Y es que, jamás un equipo líder ha descendido de categoría tras haberse disputado ya 26 de las 42 jornadas del Campeonato liguero.

De hecho, uno de los capitanes del Albacete y en su atención a medios recalcaba que “seremos ambiciosos y autoexigentes, tenemos que saber hasta donde podemos llegar”, señalaba Tomeu Nadal. “Hay equipo para pelear por lo que sea”, en lo que es un verdadero cambio de discurso del vestuario albacetista que como agregaba Aleix da por (casi) conseguida la salvación en el fútbol profesional.

Estamos en febrero y por ende los objetivos ahora son más elevados. Tanto que el objetivo del ascenso está comenzando ya a ser incluido -paulatinamente- en el diccionario albacetista. No se pensaba a principio de temporada en ello y por tanto su inclusión, además de ser más lenta que en otros grandes clubes de la categoría, será tratada con relativa cautela. Subir está bien pero nunca podrá ser una obsesión, ni para jugadores ni tampoco para un ilusionadísimo entorno.