Eugeni emuló a Simeón y marcó un gol que podría valer otro ascenso a Primera

Escrito por: Hugo Piña

domingo, 17.03.2019

En un ascenso a Primera División existen muchísimos detalles, normalmente a favor. Más en una temporada que dura 42 jornadas y en la que 22 equipos luchan -de inicio- por lo mismo. Por ello, los detalles a favor en la categoría de plata cuentan y mucho.

Y en el día de ayer y como ocurriera en la temporada 2002/03, al Albacete le sonrió la fortuna. Con dos acciones muy similares en lo visual y con una explosión de júbilo final en las que tanto Simeón como Eugeni afrontaron un antes y un después.

Un ascenso a Primera para un equipo como el Alba se construye con hitos como el que Simeón realizó el 27 de abril de 2003, cuando el Levante ganaba 1-2 en el Belmonte y el partido terminaba. Tras los goles de Amato y Congo, Mikel reduciría distancias para, finalmente Simeón encauzar un balón de la nada y transformarlo en todo. Aquello, psicológicamente supuso un ascenso.

Y en el día de ayer y con menos premura que lo vertido contra los de Cantarero, reapareció Eugeni Valderrama. Otro centrocampista, otra vez la misma zona del campo y de nuevo otra falta a la que mandar a las redes del rival. Todo se parecía, hasta la equipación blaugrana del rival. De momento la pregunta no tiene respuesta, pero lo que sí tiene argumento es que un ascenso se construye con hitos positivos como el de Simeón y Eugeni.