Ya toca dar lustre al Belmonte (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

viernes, 29.03.2019

Recibir a estas alturas a un equipo que todavía no ha ganado fuera de su campo es un regalo envenenado.

Podría parecer que el CD Tenerife por el lugar que ocupa en la tabla, es una víctima propiciatoria para pasar una tarde tranquila, pero no, es justamente todo lo contrario. Dado el historial que arrastramos en el Belmonte y que los chicharreros vienen con la moral por las nubes después de haber remontado la semana pasada un partido increíble y, sobre todo, que las estadísticas están hechas para romperse, el partido contra los canarios no es ni más ni menos que una final. Yo hubiese preferido jugarla en el Heliodoro porque los nuestros se estresan ante su público. Hora es ya de cambiar la tendencia.

 

La semana ha resultado estupenda, se palpa en el ambiente el buen momento por el que pasa la institución blanca y,más allá de los disgustos de las chicas del Funda, el Club pasa por un momento dulce, que viniendo de donde venimos se saborea doblemente. En lo meramente deportivo no hay grandes novedades, lo que quiere decir que son buenas noticias. Se han encadenado dos resultados positivos sin encajar y se vuelve a constatar que cuando los árbitros son neutrales, tenemos muchas posibilidades de sacar tajada. No me curo en salud, pero en Albacete seguimos con muchas moscas detrás de la oreja.

 

La renovación de don Luis Miguel es señal inequívoca de que hay un proyecto solvente y a largo plazo que es lo que todos queríamos, pues bien, ya lo tenemos. Que los árboles no nos impidan ver el bosque, ni nos doblegue la impaciencia. Siempre es mejor un mal proyecto que un buen pelotazo, aunque en este caso creo, sin temor a equivocarme, que el proyecto es todo menos gris. Hay que estar preparados para gestionar los éxitos, de lo contrario volveremos a darnos otra costalada. Las subidas meteóricas suelen tener resacas muy dolorosas. La casa puede sufrir algún desperfecto, pero si está bien cimentada, los arreglos los puede hacer cualquier manitas.

 

Dicho lo cual, sigamos en modo hormiguita hacendosa y pensemos nada más que en la final contra el Tenerife, equipo que debería estar más arriba pero, y otra vez se cumple el adagio: el dinero no lo es todo. En el partido de Santa Cruz la cosa estuvo igualada y auguro que el de Albacete será tres cuartos de lo mismo, con lo que dejaremos las pipas en casa, porque no vamos a tener tiempo ni fuerzas de masticar.

 

No me resisto a repetir mis temores con el trompetero que nos ha tocado en desdicha, por lo que voy a hacerme con un cirio así de grande para encendérselo a Santa Rita. Bueno, mejor compraré dos, uno se me antoja poco.