El Alba mandó callar (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

lunes, 22.04.2019

Cuando el Alba juega bien o muy bien, nadie puede hacerle frente. Estamos decididamente en pos del ascenso directo, no por nuestra posición, sino por las sensaciones que este maravilloso grupo de gente, transmite a toda la comunidad albacetista. Hace rato que estamos metidos de hoz y coz en la recta final y el mensaje es inequívoco: aquí hay un Club dispuesto a todo, incluso a morir, pero con las botas puestas y retando al destino. Tras los traspiés en forma de empates, tras las derrotas inesperadas, tras las cicatrices que nos dejaron los árbitros, tras toda una temporada de ir de tapados, ya estamos aquí. Se acabó el recreo.

El Albacete Balompié mandó en su enfrentamiento contra el Las Palmas un mensaje demoledor a todos sus rivales. Hicimos cuatro goles ¡por fin!, pero se nos fueron al limbo otros cuatro cantados. Los errores defensivos, se suplieron con desparpajo y osadía, el rival se dedicó a disfrutar del juego blanco; ciertamente no pudieron hacer mucho más. Eso sí, Albacete y UD Las Palmas regalaron, a quien lo quiso ver, todo un recital de emociones y goles en una primera parte de infarto. La segunda fue un monólogo blanco. Es cierto que los canarios no están para muchos trotes, pero no lo es menos que el Alba ha dado el estirón definitivo justo en el momento oportuno. Al menos es lo que se percibe. La dinámica victoria-empate-victoria, aunque a veces ha sacado al aficionado blanco grandes dolores y deprimentes dudas, no está resultando del todo mala. Es verdad que ya podríamos estar en Primera, mas si echamos cuentas de quiénes éramos, de dónde venimos, cuáles eran nuestros deseos y donde estamos, lo mejor que podemos hacer es disfrutar, en silencio o a voces, pero disfrutar.

Quedan siete finales. Si nos fijamos bien, es difícilaventurar quién tiene el calendario más asequible o diabólico, pues se demuestra jornada a jornada que nadie tiene aseguradas las habichuelas, cualquiera puede vencer a cualquiera, de lo que se deduce que no se pueden echar cuentas por adelantado, ni en un sentido ni en otro.

Se hace raro, que todavía no haya descendidos. El Alba es,sobre el papel quien tiene que bailar con las más feas, pero su actitud hace que sean los rivales quienes deberán temer a los manchegos. Todavía hay margen para algún despiste, pero la capacidad de reacción del grupo está sobradamente contrastada. La labor de don Luis Miguel en lo psicológico, supera a lo meramente táctico.

En el balance final, habrá que guardar un capítulo para todo el componente anímico, que está siendo fundamental en la trayectoria del Queso Mecánico.