Al final resultó que no (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

miércoles, 05.06.2019

Principio diciendo que no entiendo esa infausta manía de cambiarse las equipaciones originales cuando no hay coincidencia de colores; el Málaga C.F. se presentó en el Belmonte con un horroroso traje color negro zaíno, que sí, daba miedo por su sinsentido estético. Los equipos de fútbol, en general, compiten por ver quién se viste peor cuando van por ahí.

Tampoco entendí las prisas del Alba por remontar, quedaba un mundo y, al igual que en la anterior derrota casera, parece que se nos llevaban los diablos, correr y correr y correr, prisas y prisas y prisas. Es extraño, puesto que lo que mejor ha hecho el Albacete esta temporada ha sido controlar el tempo de los partidos. Es justamente ahora cuando deberíamos hacer gala de nuestra mayor virtud, que no ha sido otra que la calma. Las prisas son para los malos toreros y últimamente estamos dando una imagen contradictoria. La última jornada, deberíamos utilizarla paradarnos un baño por el Cabo de Gata en alguna de sus inmarcesibles calas y tratar de recuperar sosiego y sensacionespositivas. Tomarnos la última jornada como unas vísperas sin darle mayor importancia. Como un fin de semana en un balneario. Olvidemos el fútbol durante unos días y disfrutemos o tratemos de indagar en la trascendencia del ser, a lo mejor a través de la filosofía y la meditación llegamos a entender el balompié.

¡Maldición! y ¡voto a bríos!, al final la botella estaba medio vacía, pero no pasa nada, además, e incidiendo en mi tozudez, les digo que lo ideal hubiese sido quedar sextos, así nos asegurábamos jugar de locales el primer partido de la eliminatoria por el ascensoy resolver jugando de visitantes. De todas maneras y antes de que el enfado me nuble el talante, no quiero dejar de felicitar al Granada por su ascenso. Creo que hemos sido nosotros los grandes animadores del campeonato, pero si no tiramos entre los tres palitos, es muy complicado sacar adelante los partidos. Si encima, no despertamos ninguna ternura en el estamento arbitral, pues entonces resulta que jugamos con el campo cuesta arriba.

Dejemos las excusas para los perdedores, a partir de ahora toca apretar los dientes y recuperar lo que no hemos aprobado en lasconvocatorias regulares. Tenemos tajo, pero no será el fin del mundo si la cosa queda en tablas, es decir, si el año que viene volvemos a jugar en Segunda. Yo no veo ningún desdoro o motivos para la angustia y la depresión. Si salimos vivos del año pasado, ¿cómo vamos a postrarnos de hinojos y lloriquear?, el Alba ha hecho bastante saliendo del agujero negro en el que algunos vivos lo habían dejado. Quedémonos con la temporada que nos ha regalado y pensemos que, pase lo que pase, se seguirá consolidando un proyecto.

Déjenme que me ponga estupendo y les diga que todo lo que sube en vertical, más pronto que tarde, cae en vertical, mientras que el «paso a paso», como se hace consolidando etapas, tiende a aposentarse sobre la buena cimentación trazada.

Con todo, la derrota contra el Málaga, que ni de lejos, nos ha dejado tan tristes como la de la vez anterior, no es más que eso, una derrota, que nos va a venir la mar de bien. Eso lo veremos en el próximo capítulo, en cuanto volvamos a relajarnos un poquito.