Doctor, sólo veo rojiblancos ¿es grave? (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

jueves, 22.08.2019

Escuece y mucho lo de la primera jornada, supongo que es debido a que nos las prometíamos muy felices y el Alba, hoy, no da señales de repetir hazaña, pero mal, muy mal haríamos si cayésemos ya en el derrotismo; quedan millones de avatares por desentrañar y los veintidós equipos de Segunda, más o menos, jugamos con las mismas cartas. El fútbol está lleno de historias inverosímiles, por lo que los disgustos hay que ponerlos en perspectiva y no dejarse llevar por la corriente derrotista.

 

Mucho se está hablando sobre si la plantilla está descompensada, de que echamos de menos a los que se fueron, de que si tal y que si cual, yo creo que los recién llegados, necesitan acoplarse con el nuevo grupo, sin embargo observo que el quid no es tanto quiénes están sobre el tapete verde, sino cómo y qué hacer cuando el esférico empieza a rodar. Mi mayor desazón en Almería fue comprobar que el planteamiento táctico fue una continuación de lo visto el año anterior, pero en versión cutre. Sugiero que habría que manejar otras estrategias y no dejarse llevar por inercias ciertamente inoperantes y desfasadas. La carencia total de iniciativa nos dejó acongojados, la ausencia de respuestas, más allá de los cambios, fue lacerante, con todos los respetos, creo que los jugadores son responsables, claro que sí (nos regalaron un curso de imprecisiones y errores), pero no los únicos. No dio la impresión de que durante el verano alguien haya estudiado en demasía.

 

Lo importante es saber que el Alba no aspira a otra cosa que no sea salvarse, así pues, no perdamos la ilusión que todos los albacetistas hemos hecho nuestra desde hace un año más o menos. Al fin y al cabo lo único que ha sucedido es hemos perdido un partido, cosa natural cuando de deporte se habla.

 

El Girona FC no es precisamente el rival idóneo para salir adelante, pero ya se ha dicho y visto que se venga de Primera o de Segunda B, todos los equipos son igual de peligrosos. Quizá en Almería pecamos de soberbios, a ver si contra los catalanes somos más cautos. Hacerlo peor se me antoja complicado, con lo que seguro que los blancos ante su parroquia mostrarán mejor cara.

 

Espero que los fantasmas que nos trajimos del Cabo de Gata se hayan diluido durante la semana, aunque el hecho de tener enfrente otro equipo rojiblanco, pueda acarrear alguna recaída. Si la cosa sale mal, el siguiente envite es contra otros rojiblancos, con lo que podemos acabar en el sillón del terapeuta antes de la Feria.

 

Esta vez no me importaría que el Girona de Gerona, vistiese alguna camiseta alternativa, más que nada para evitar recientes recuerdos cromatísticos ingratos.