La previa de «La Esquina»: Cómo convertir un septiembre negro en un equipo de play off

Escrito por: Hugo Piña

viernes, 27.09.2019

El Albacete Balompié tiene hoy la oportunidad de cerrar el mes de septiembre en lo alto del play off de ascenso a Primera. Tras un inicio de curso titubeante y con muchísimas dudas, los de Luis Miguel Ramis podrán decir adiós al mes con la mejor de las sensaciones.

Sin embargo, para ello habrán de doblegar a un rival como la UD Las Palmas en su feudo y ante su afición. No será fácil y menos cuando en los amarillos estén J. Viera y Pedri, dos de los futbolistas con más calidad en la medular del equipo ideal de Segunda en el que Pepe Mel intentará frenar el ‘unocerismo’ manchego que tan bien está predominando este curso.

Para esta ocasión, Ramis no podrá contar con el lesionado Gorosito, quien fue intervenido quirúrgicamente de nuevo en su dedo del pie izquierdo. Así mismo, y por decisión técnica, Ergas, Dani Ojeda y Karim Azamoum tampoco estarán en el Estadio Gran Canaria esta noche a partir de las 21h00.

Olabe y Zozulia son las notas positivas, ya que ambos regresan a la convocatoria que en el día de ayer se desplazaba hasta tierras canarias. Con sus respectivas vueltas, habrá que ver si Ramis se decide por variar el esquema de las últimas fechas, o si bien mantener el habitual 4-2-3-1 en el Zozulia haría de referencia ofensiva.

Del mismo modo, también se habría de incluir en dicho sistema a un Manu Fuster que ha llegado al primer equipo para quedarse. Ya no se explica un Alba sin el valenciano y su inclusión en el dibujo hace variar notablemente las prioridades de Ramis Monfort al tener que editar la zona de ataque: Fuster actúa en una especie de delantero, acompañando al 9 y desarbolando las defensas rivales.

Las Palmas de Mel por su parte intentarán continuar con su mejora vista ante Sporting y Girona. Eso sí, habrán de hacerlo sin Rubén Castro (lesionado) y sin Mantovani (sancionado). Ambas piezas son relevantes en los planteamientos de un equipo que pese a estar sumido en una gran crisis, no debería plantear ni un gramo de confianza para los albacetistas. Al menos si no quieren que se les zurra, tal y como especificó el propio Ramis ante los medios hace unos días.