Zozulia en el Albacete – Cádiz. MATEOVILLALBA

10010110010110 (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

domingo, 27.10.2019

10010110010110, no, no se crean que es una sucesión de erratas, o el código de acceso a los secretos de ningún conciliábulo, es simplemente el sistema binario que está empleando este año el Albacete Balompié. Decíamos el otro día que había dejado de ser casualidad la repetición tozuda de las victorias por uno a cero, y no, claro que no, todo esto sale del laboratorio de don Luis Miguel. Le costó tomar la velocidad de crucero, pero ya ven, tantas idas y venidas con las probetas, los tubos de ensayos, los matraces y los microscopios, han dado con la fórmula. Lástima que ya se hayan fallado los premios Nobel de química, será para el próximo, sin duda. Ramis, figurará en todas las quinielas para el preciado galardón. Y ¿qué me dicen de cómo conseguir una posición tan señera con unos números tan negativos?, esa cuadratura del círculo blanco, llevará a la dirección técnica a tener que dar explicaciones o conferencias en importantes y sesudos foros.

Al líder, nada más y nada menos que hemos ganado al Cádiz CF que venía lanzadísimo, aunque esta derrota no tiene por qué suponerles ningún extravío, y a nosotros tampoco. Hace bien Ramis en llamar al orden y a la calma; tres puntos, sólo son tres puntos. Las victorias sean contra quien sean se pagan a tres puntos. Cierto es, que este tipo de botines suelen aportar un plus de confianza, pero la semana que viene hay otra final, así que aplaquemos la euforia.

Se ve que la Segunda es muy igualada en que el primero no necesariamente juega mucho mejor que el último, son los detalles, salvo contadas excepciones, los que deciden todos los partidos, y, como ya hemos dicho, hasta el minuto noventa y cinco no hay que dejar de estar concentrado, ni dar por ganado o perdido un choque.Y la suerte, no hay que olvidarse de la suerte que tan esquiva nosha sido históricamente, este año juega con camiseta blanca, el azar, la divina providencia y la justicia están de nuestro lado, habrá que estar preparado para cuando el caprichoso viento del azar decida rolar contra nosotros. Imagino, confío, deseo y ruegopor que en el laboratorio del Belmonte esté todo científicamente calculado.

Estamos a un ápice de llegar a la mitad de lo necesario para aprobar el curso, y eso que todavía faltan ocho envites para la primera gran meta volante, esto no quiere decir nada más que llevamos los deberes al día y que estamos preparados para los exámenes sorpresa y para los ordinarios.

Nuestras impaciencias se han apaciguado y las dudas, poco a poco, se están convirtiendo en certezas, puesto que cómo explicar que con un equipo tan distinto al del año pasado, nuestro entrenador esté empezando a conseguir un rendimiento tan fantástico. Desde la grada se está siguiendo con curiosidad y admiración, la capacidad para obtener lo mismo con elementos tan diferentes.

Ocho partidos de trece sin encajar es un dato a resaltar. Es verdad que es un rasgo demasiado italiano, pero como bien dicen ellos, los equipos se hacen de atrás hacia adelante. Por supuesto que nos gustaría marcar con frecuencia, pero para un día que hicimos dos, resulta que perdimos, con lo que ajustémonos a lo que tenemos y sigamos disfrutando y admirando.