Eddy Silvestre en el Numancia – Albacete. LALIGA

No ha pasado nada irreparable (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

domingo, 03.11.2019

Principiaremos felicitando al Numancia, que se llevó los puntos por su pundonor y su fe. Nosotros mostramos dos caras y pagamos la bipolaridad. Da cierta rabia perder al final, pero esto no es más que una excusa, porque de haber encajado en otro momento, también nos hubiese sabido a cuerno quemado. La estrategia esta vez se vio superada por el tesón, los sorianos, es de sobra conocido son un conjunto rocoso y, seguramente, los veremos muchas jornadas instalados en la parte alta de la tabla.

El traspié no debe alterar lo más mínimo el plan de la temporada, si acaso, vigilar los bajones que, sospechosamente se dan en todos los partidos, sin duda los equipos que triunfarán serán los que consigan mantener más tiempo los cinco sentidos desplegados. Y los que más corran, por supuesto, puesto que la concentración, en buena medida, está ligada a la capacidad de luchar y entregarse. Suena demasiado épico, ciertamente, pero en fútbol cuando no se puede sacar el tiralíneas, conviene desplegar el físico, el ánimo, la fuerza y el coraje.

En otras ocasiones un desenlace tan feo me habría costado un buen berrinche, pero en Soria, no sé si por el fin de semana que pasamos o porque perdimos contra un equipo que terminará arriba, el caso es que salimos, por descontado no sonriendo, pero sí buscando el tremendo papeo que nos metimos. Y, es que, en el rincón más perdido de Castilla se come de fábula, pero no nos descentremos a ver si al final queda esto como un artículo gastronómico. En el fondo, las derrotas sientan tan mal, que a uno le apetece hablar de cualquier cosa menos de fútbol, sobre todo cuando creo que podríamos habernos traído algo.

Las semanas tras las derrotas se hacen más largas, pasamos el tiempo sobando las dudas que se instalan y echando cuentas con cierto temor. Estamos a tres puntos de la mitad del camino, por lo que se me antoja que nuestra posición es envidiada por más de dos y más de tres, con lo que tenemos cuerda para rato.

Agradezco muy de veras, los deseos de muchos aficionados numantinos de vernos juntos el año que viene en Primera, ciertamente me haría mucha ilusión porque el CD Numancia es un equipo humilde y serio y nosotros, creo, nos parecemos en muchas cosas a los rojillos. Veo que la propiedad y la dirección del Alba, están formando un proyecto a largo plazo, que poco a poco va cristalizando y esa es la mejor señal. En Primera o en Segunda, lo más importante es darle continuidad a nuestro querido Alba, así que, altitud de miras y a no estresarse por una derrota.

Noticias relacionadas