Zozulia en el Zaragoza-Albacete. LALIGA

Victoria del Alba en Zaragoza merced a un gol en el 94′ (0-1)

Escrito por: Hugo Piña

sábado, 16.11.2019

Victoria del Albacete Balompié merced a un final loco. Penalti en contra parado por Tomeu Nadal ene l 87′ y gol in extremis de Eddy Silvestre en el 94′. Fútbol. No busquen explicación. Y 25 puntos para los de Ramis, que llegan al 50% de la salvación. Impresionante. Sin palabras, ni adjetivos con lo que calificar lo de hoy en La Romareda. 

Con varios y necesarios cambios comenzó el Alba en La Romareda. Su habitual 4-2-3-1 mutó a un sensible 4-5-1 con Karim Azamoum en el eje junto a Álvaro Arroyo y Leo Capezzi por delante en el doble pivote. Buscaba sorprender Ramis con el planteamiento y lo consiguió, con Álvaro Jiménez en el once en detrimento de Manu Fuster, al tiempo que cambiando sensiblemente la posición de Pedro Sánchez como enganche junto al ucraniano Zozulia. Todo por contener el orden y no perder comba ante un rival y un estadio que desde el primer segundo de partido achucharon.

El Alba pese a todo se sentía cómodo en su rol de víctima, con la pareja Arroyo-Azamoum mostrándose solvente y con Capezzi reculando metros e incrustándose en la zona roja. Todo nacía del orden habitual que promulga Ramis en el equipo manchego y todo iba con el guión previsto para los blancos (hoy morados) en tierras mañas. Parcialmente conseguían taponar las envestidas de James, Luis Suárez y Kagawa, quienes por cierto demostraban la enorme calidad ofensiva de lo que un equipo debería mantener en sus filas si desea aspirar a estar en los puestos altos.

Eso sí, las acometidas locales fueron menguando con el paso de los minutos, al tiempo que el Alba, cómodo en su papel de esta noche, mandaba autenticas ‘lavadoras’ a Zozulia, quien con la intención ya conseguía generar peligro a un Zaragoza que temía al de Kiev. Destacar también el novedoso papel de Sánchez en la mediapunta y de Álvaro Jiménez en el costado derecho, ejerciendo ambos un papel solidario en defensa y destacable en ataque. Tocaba sufrir y contener la respiración en Zaragoza, no era para menso y con todo el Albacete tuvo sus opciones.

Aludir también en último término de la primera mitad a una posible agresión de Guitián sobre Zozulia en el centro del campo, si bien Ais Reig optó por mostrar amarilla cuando la imagen deja bien claro que no pretendía el blanquillo jugar la pelota. Hubo quejas de la expedición manchega aunque el trencilla alcoyano no rectificó en una primera parte donde el Alba se mostraba netamente cómodo con su papel de cenicienta en La Romareda.

 

La segunda parte se inició con derroteros similares, con unos buscando dominar el partido y con el Alba ofreciendo una gran dosis de pragmatismo. Contenía el aire el equipo manchego y en lineas generales los de Ramis ajustaban bien todos los frentes, evitando las acometidas de un rival que exigía cada vez que sobrepasaba el centro del campo.

Minuto a minuto conseguia el Alba defender un marcador que pese a mantener el cero servía para sumar en la clasificación. Le gustaba a Ramis lo que veía hasta que mediada la segunda parte llegó el error de Jiménez. Cesión incomprensible del andaluz que dejó solo a Kagawaga ante Tomeu, enviando el balón a la madera que rechazó después el esférico. Se salvaba el equipo blanco en ese momento tras un error que eso sí ajustició al jugador, dando entrada Ramis a Dani Ojeda instantes después.

Momentos de zozobra después con otro error en un movimiento de Azamoum a la inversa y en la que Tomeu Nadal volvería a salvar los muebles de los manchegos. Ramis, que instantes previos lo veía todo controlado, pasaba a verlo descontrolado, con un equipo nervioso y sin punch ofensivo en la noche de hoy. Se decidió para entonces el catalán por cimentar la zona media del equipo con Olabe, quitando a Susaeta y ejerciendo presión.

La locura llegó en los compases finales con varios acercamientos del Alba y con la acción cumbre de Don Tomeu Nadal parando un penalti en el 87′ de partido. Impresionante y sin calificativos lo del balear, que evitó la derrota deteniendo la pena máxima al rival y optando al Albacete para sumar un importantísimo punto.

Pero esto es fútbol y en la última volvió a marcar el Alba, como ante el Cádiz. Eddy Silvestre anotó de la peor manera para evidenciar que este deporte es así: Incomprensible. En el 87′ Tomeu Nadal salvaba a los suyos parando un penalti y en el 94′ Silvestre marcaba para los manchegos. Extasis total de un equipo que creyó y que acabó llevándose el triunfo de la manera más épica posible.