Orgulloso de mi club; el Albacete, ejemplo mundial (Opinión)

Escrito por: Rubén Oliva

lunes, 16.12.2019

Lo sucedido este 15 de diciembre de 2019 en Vallecas pasará a la historia. Es la primera vez en el fútbol español que un partido se suspende por los insultos y amenazas que recibe un jugador. Además, no un insulto cualquiera, ya que acordarse de la madre, novia o demás recurso escasamente intelectual no es comparable a usar calificativos ideológicos o políticos. No saben ni pueden demostrar realmente lo que Zozulia es o deja de ser, o fue o dejó de ser en el pasado. Pero les da igual para sentenciar a una persona y llevar la intolerancia a un espacio deportivo, donde menos se debería producir.

El Alba se plantó y su reacción fue imprescindible en la suspensión final. Una brillante y atrevida decisión que sienta precedente: hay ciertos límites que no se deben superar y alguien debía decir ‘basta’. Mención y reconocimiento aparte a la actitud comprensiva del Rayo como club, porque ellos siguen allí y su posicionamiento este domingo fue, como mínimo, igual de valiente.

El Alba ha dado un ejemplo al mundo por mucho que ciertos y peligrosos representantes políticos lo nieguen. Que se suspendan tantos partidos como haga falta, se cierren tantos campos como sea necesario y que se tomen las medidas que haya que tomar, pero que se acabe con todo insulto y amenaza en un campo de fútbol. El niño de cinco años que va a ver un partido de fútbol con su padre no puede escuchar «puto nazi» en un campo de fútbol, así de simple. Enhorabuena Víctor Varela, técnicos y jugadores, este domingo en Vallecas lo de ‘más que un club’ lo fue el Albacete Balompié.