Otro set ball (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

jueves, 05.12.2019

Esta esquizofrenia de perder en casa lo que ganamos fuera nos tiene, eso, completamente esquizofrénicos y, como dice un buenamigo mío, con algo de manía persecutoria a cuestas. A mí me parece que tanto tira y afloja no es bueno para la salud, por lo que se impone un poco de cordura y que los nuestros den señales de vida inteligente en nuestro sacrosanto Charly Belmonte.

Doy por descontado el hecho de que nuestros muchachos y todo el cuerpo técnico, son los primeros interesados en romper esta dinámica autodestructiva, pero no lo es menos que todos nos preguntamos el porqué de esta doble faceta, por qué tanta diferencia entre el Alba como local y el Alba viajero.

Al Extremadura UD, que está atravesando un bajón, no debemos, de ninguna de las maneras, perderle la cara y mucho menos el respeto, aunque sus números son malos, han demostrado que son capaces de ganar a cualquiera. Nosotros también, mas como a los visitantes los tratamos con guante blanco y, como quiera que el Día de la Constitución hacemos de anfitriones, permítanme que me tantee la cartera, no vaya a ser que nos la vuelvan a mangar.

Tras el último empate, los días previos al largo puente están sirviendo para recuperar futbolistas y, por lo que se intuye, pergeñar nuevas estrategias. Da la sensación de que los ánimos están recuperados entre los nuestros, la afición, que sigue fiel, también anda esperando señales alentadoras, no tanto triunfos y goles, que también, sino al igual que la jornada pasada una actitud inequívoca en pos del triunfo. Lo de ver a los nuestros languidecer y moverse sin rumbo en todas direcciones, nos desazona y nos pone de los nervios. No se piense desde el Club, que en la grada se exige nada imposible, sólo estudio, afán de superación y respeto por los ochenta años que nos contemplan.

Los de Almendralejo no nos traen buenos recuerdos, pero como agua pasada no mueve molino, no nos distraigamos con cuentos de abuelo rencoroso y pensemos que los azulgrana son lobos con piel de cordero. No me parece en absoluto, que sean carne de cañón y, estoy segurísimo, de que todavía no han dicho su última palabra. Sabiendo que el Alba es una malva cuando recibe, vienenoliendo sangre, con la lección aprendida y con ganas de ponernos nerviosos a las primeras de cambio. Ahí es donde tiene que salir el nuevo Alba, conservar el temple y aguantar las embestidas que nos darán los extremeños. Como es su obligación, por supuesto. Y la nuestra de darles la réplica y empezar a corregir nuestros números de sonrojo. Cinco goles a favor y nueve en contra, nos hacen estar quintos por la cola si sólo miramos los partidos jugados al calor del hogar.

Posdata de Perogrullo: Una victoria no nos acercaría a ninguna cima, sería simplemente recibir  los Reyes Magos con un mes de antelación. Una victoria, en suma, solamente nos alejaría del cataclismo. No lo olvidemos.