El cubillo de Pilar (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

lunes, 24.02.2020

Los sufridores que siguen estas líneas saben, que la semana pasada me las tuve tiesas con un par de amiguetes, que no daban un duro por nuestro Alba, henchido de arrogancia tuve a bien echarles un órdago en forma de apuesta y gané. Algo me decía que los nuestros iban a marcar dos goles, ése y no otro era el busilis de la fanfarronada. Ellos, ufanos, dieron por buenos loszumos de cebada que se iban a trasegar a mi costa. Mas como resulta que fueron dos los perdedores, y yo, pobre de mí, sólo soy un hombre solo, pues las cervezas se convirtieron en un papeo a lo grande, en un lugar de mi elección. Mis amigos son más rumbosos que yo y me dejaron que les llevara a El cubillo de Pilar, que sin ánimo de hacer propaganda y, por supuesto, con el permiso de los mandamases de 5MÁSELDESCUENTO, es un lugar que me trae muy buenos recuerdos y donde mis papilas gustativas se regalan con fruición.

Por mor de una fiesta sobrevenida, no pudimos acercarnos al Belmonte, pero nos escaqueamos convenientemente para poder seguir las evoluciones de los nuestros por la tele. De esa forma, nunca mejor dicho, pudimos ejercer de sufridores en casa. Lascamisas no nos llegaban al cuerpo, las bocas se nos resecaban, la tensión sólo la podía cortar una moto sierra y al silencio reinante,nada más lo vencían las voces que nos llegaban a lo lejos. Consumidos los noventa y tantos minutos y nosotros, no sabíamos si éramos de este mundo o todo era una ensoñación. Alguna de nuestras mujeres, visto nuestro patético estado, dudó si llamar a un médico o tirarnos los cubatas por la cabeza.

Otro día hablaremos de la pasión, pero como adelanto les recomiendo encarecidamente «El secreto de sus ojos», que es una obra maestra del cine, donde con precisión suiza, o argentina, se define exactamente lo que, según la RAE, es una perturbación desordenada del ánimo.

Así pues, el domingo todos nos fuimos a Minaya a disfrutar doblemente, de las viandas y del Alba. Y, claro, de la amistad.

Hablando ya más propiamente de fútbol y más allá del sufrimiento, cosa que va intrínsecamente ligada al Albacete Balompié, festejemos que al menos contra el CD Numancia vimos la luz. Pero, ojito que seguimos metidos en el túnel. Todavía estamos en la UVI, hemos salido del coma, pero seguimos en cuidados intensivos.

Festejemos también que desde que llegó Alcaraz no hemos perdido, hemos ganado a una bestia negra, y lo que es más importante: hemos marcado dos goles en un partido. No es para volverse locos, pero sí para seguir viendo la botella medio llena. Hace cuatro jornadas, nadie hubiésemos firmado tamaños hitos. Sí, tras la temporada que llevábamos, tres jornadas consecutivas sin perder, lo debemos considerar un hito.

Por lo visto contra los sorianos, se confirma que no somos ni tan malos como para estar ahí abajo, ni tampoco tan buenos como para aspirar a mucho más que a mantenernos. Ahora, lo urgente es salvar el pellejo y llegar a mayo en perfecto estado de revista.