El decálogo de Alcaraz en Albacete: Sin derrota y con un estilo que gusta

Escrito por: Hugo Piña

lunes, 02.03.2020

El balance de Lucas es cuanto menos positivo. Lucas Alcaraz cabe recordar llegó al Albacete Balompié el pasado 3 de febrero y hoy, 2 de marzo, se cumple el primer mes del técnico granadino al frente de los manchegos, equipo al que desde su aterrizaje ha conseguido sacar de la zona de descenso. Y eso no es todo, ya que un mes después, la plantilla tiene otro cariz y las sensaciones son ostensiblemente mejores que las generadas hace poco más de un mes.

EL DECÁLOGO DE LUCAS

1. 6 puntos de 12 posibles. Cuantitativamente, Lucas Alcaraz ha sumado el 50% de los puntos que se han puesto en juego desde su llegada al Carlos Belmonte. Más no se puede pedir para un Albacete que deambulaba por la zona caliente de descenso.

2. Fuera del descenso. El Alba está fuera de la zona de descenso. A su llegada, tras la derrota en Oviedo, el equipo ocupó zona de descenso a Segunda B; ahora, tras cuatro partidos, el equipo está un punto por encima. Además hay que añadir que el equipo tiene un partido menos, con lo que tendrá la oportunidad -en Vallecas- de seguir escalando puestos.

3. No conoce la derrota. Cuatro partidos en los que el Alba siempre ha sumado punto alguno. Tres empates y una victoria hacen del granadino la persona idónea para formalizar un último tramo liguero donde los manchegos habrán de consolidar la plaza en el fútbol profesional.

4. Asociación con el Belmonte. Desde el primer día dejó claro cual sería su discurso, uno amable, tolerante y sobre todo asociativo con una afición que supera los ocho mil espectadores de media cada quince días.

5. Pragmático. Su fútbol es el ABC de este deporte. Se deja de tonterías atrás y aprovecha las cualidades ofensivas de la plantilla.

6. Manu Fuster. Todo pivota en el valenciano. Tanto las transiciones ofensivas como el juego en campo rival. ‘El niño’, como llama Lucas a Fuster, ha visto reconvertida su posición en el vestuario desde la llegada del andaluz.

7. Kecojevic. El mejor defensa de la plantilla tenía que jugar. Era lo más justo pero sobre todo lo más lógico. Alcaraz apuesta por el montenegrino y este se lo recompensa con grandes actuaciones en la zaga.

8. Su estilo gusta en el Belmonte. Como apuntamos, su pragmatismo es total. Jugadores y también afición reconocen que la plantilla aprovecha mejor sus cualidades con una forma de jugar más simple y menos peligrosa en campo propio.

9. Se ha ganado al vestuario. Los que creían siguen creyendo, y los que no, ahora creen. La llegada de Alcaraz y su estilo sencillo ha sido bienvenido en el vestuario manchego, que ahora reconoce unas ideas que después son trasladas al terreno de juego.

10. Apertura del Club. Desde los entrenamientos que ahora son a puerta abierta hasta la publicación de las convocatorias. El fútbol es fútbol y los que pretenden otra cosa lo tendrán difícil con un deporte que mueve masas. Chapeau por Lucas y su equipo de trabajo.