El sentir en el vestuario del Albacete al coronavirus: Hay miedo y no quieren jugar

Escrito por: Hugo Piña

miércoles, 11.03.2020

Hay miedo por el coronavirus en el vestuario del Albacete. La pandemia mundial del ya conocido virus hace que el fútbol se siga jugando aunque sin público. Un sinsentido todo ello, una consideración que rubrican los jugadores del Alba que desearían jugar con su afición. No obstante, y siguiendo las directrices de LaLiga, jugarán. Aunque desearían hacerlo en otras condiciones.

El vestuario del Albacete Balompié es claro. Las medidas adoptadas por LaLiga son un gran sinsentido al tratarse de ‘equilibrar’ el negocio y la salud. Es decir, habrá fútbol (si no cambian de idea) sin afición, durante al menos las dos próximas semanas.

El sentir del vestuario del Alba va en la línea de las ya ofrecidas por la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) en las últimas horas, donde se remarca una vez más la idea de aplazar o suspender la competición, dada la gravedad -en materia de salud- del asunto.

LaLiga sin embargo hace oídos sordos y prefiere mantener la maquinaria de una industria que genera miles de millones de euros. Sería difícil, todo hay que decirlo, pararla y después continuar como si nada.

El problema y aquí viene la principal preocupación de los jugadores de la primera plantilla del Albacete, es la salud. El coronavirus está azotando la geografía española y mundial, con un contagio masivo y que preocupa notablemente a las instituciones gubernamentales hasta el punto, incluso de cerrar colegios y universidades.

La salud va primero. Y la elocuencia, también. En el vestuario del Alba el sentir es claro y unitario: Un sinsentido jugar al fútbol si se verdad existe esta pandemia que hará jugar los partidos sin público, ante al menos Almería y Extremadura.

El miedo está por tanto presente en el vestuario, que podría contagiarse al medirse a otros compañeros de profesión y viceversa. La contaminación (de continuar en este escenario vírico) es posible y con ello el de hacerlo consecuente a familiares o amigos con los que se tenga relación directa.

Ademas y como no podría ser de otra forma, está el argumento de jugar sin público, que perjudicará -más si cabe- a los equipos locales. El Albacete, que recibe el domingo al Almería en horario matinal, se verá afectado, ya que para ese trascendental duelo no podrá contar con el aliento y la fe de un Belmonte que acude en unos 9mil aficionados de media.