Y si el Albacete jugase la próxima Europa League (Opinión)

Escrito por: Rafael Gil

miércoles, 06.05.2020

El titular que acabas de leer no es una ilusión sino más bien una reflexión de cara al futuro. Me explico. Este lunes 4 de mayo se conocía el acuerdo entre la Real Sociedad y el Athletic para aplazar la final de la Copa del Rey hasta que se puedan dar los condicionantes para que la gran fiesta del fútbol español pueda albergar público. Esto deja la tercera plaza para la Europa League en el séptimo clasificado de liga a expensas de que se tome una decisión definitiva. Y digo yo, dejando de lado que ese premio iría para el Valencia que es un club que está acostumbrado a viajar por el viejo continente, te imaginaque ese privilegio se lo dieran al Albacete en un caso utópico, pero que nos viene al pelo para reflexionar.

Te pongo otros supuestos que igual te parecen más cercanos. En el caso de la Segunda División, que el Albacete ascendiera directamente a Primera porque en X jornada hubiera estado en una posición de privilegio, o porque por el procedimiento que sea (ya sé que es utópico, pero para ponernos a reflexionar nos sirve) la Federación decide que los manchegos jueguen la próxima campaña en la liga de la estrellas. Vayamos más cerca, seguro te resulta más familiar, en el caso que Atlético Baleares, Logroñés, Castellón o Cartagena ante la imposibilidad de poner en marcha un play-off ni siquiera exprés accedieran directamente a la Liga Smartbank. Es cierto que estas instituciones tendrían una travesía más tranquila, pero lo reseñable es que privar a todos los estamentos del club de saborear las emociones que se vive en una promoción de este tipo es inimaginable. Es directamente eliminar las emociones de una experiencia que te deja marcado durante un tiempo. ¿No te acuerdas de lo que sufriste en Sestao? Fue algo que valió la pena. ¿Te imaginas entonces no poder vivir el premio de clasificarte a la Europa League y tener que verlo por la tele? No poder ir al estadio a escuchar esa música de la competición continental que eleva tu adrenalina, no poder viajar con la afición, con tus amigos en definitiva, a los campos que son historia de este deporte en Italia, Reino Unido o Alemania. Vaya faena con lo que cuesta hacerlo realidad. Este ejercicio lo puedes hacer con el premio futbolero que te dé la gana. Simplemente piénsalo.

La emoción del fútbol es algo difícilmente descriptible, tiene esa magia que hace de situaciones buenas y malasque se queden guardadas en tu retina. Y digo yo, ¿esto merece la pena? El balompié sin aficionados es algo de ciencia ficción, es algo totalmente distinto. Se está hablando de poner monigotes de cartón en las gradas y sonido ambiente enlatado para imitar a la atmosfera como antes del maldito COVID-19. Yo no soy futbolista, pero estoy seguro de que no es lo mismo. Ante lo que se avecina, ¿se puede sostener? ¿Se puede albergar durante un tiempo prolongado un deporte sin público?

El fútbol como deporte todo va en un pack: los resultados, los goles, la táctica, el ambiente, las emociones… Si esto desemboca a las escenas que estamos imaginandofinalmente todo será nuevo, pero infinitamente más aburrido. Igual pedir a los estamentos de este chiringuito que nos libren de este suplicio, es pedir demasiado cuando solo llevamos dos meses desde que se decretó la pandemia y cuando solo han transcurrido un par de días de esta desescalada. Pero, ¿ante qué mundo nos adentramos? Solo se, que todo esto nos hará valorar todo mucho más.