CRÓNICA | Victoria de oro… y mejor no opinar del partido (1-2)

Escrito por: Rubén Oliva

domingo, 28.06.2020

Siete meses sin ganar en su estadio, virtualmente descendidos, con bajas sensibles, y con uno menos por la expulsión de Nkaka en el minuto 28. Ante cualquier otro rival, el Racing se habría puesto a temblar y deseado irse a casa a dormir lo antes posible. Pero claro, enfrente estaba ese Albacete Balompié que a veces roza la chirigota y que obliga a sus fieles aficionados a contar hasta diez para no perder la calma.

Con una tremenda parsimonia desde la superioridad numérica -muy inteligente Zozulia en buscarla-, el Alba tuvo de cara para tener una tarde tranquila si Pedro Sánchez no hubiera tirado de manera tan lamentable el penalti de VAR que también sufrió el ucraniano en el minuto 42. Pero antes del descanso aún faltaba por ver el enésimo regalo defensivo de Benito para que Borja Galán adelantara a los cántabros en el descuento del primer acto, poniendo un 1-0 que ni ellos mismos se creían.

En el segundo acto, Lucas Alcaraz se dio cuenta que dada la escasez de jugadores buenos que tiene no podía darse el lujo de prescindir de ellos, y nada más entrar al campo Fuster puso el 1-1 en el minuto 54 tras un excepcional pase de Chema Núñez. En los siguientes minutos el partido se debatía en un difícil duelo a ver quién era peor de todos, añadiéndose al combate el horror de Gorostegui Fernández con el silbato, completando un arbitraje acorde al triste espectáculo. El Alba no sabía qué hacer con el balón, y con Arroyo y Kecojevic aburriéndose a pases insustanciales, aún se desaprovechó un mano a mano de Benito en el 73 y se tuvo la fortuna del espectacular gol de Jiménez en el 81 con un disparo lejano. El Alba tenía los tres puntos en un partido para el olvido, pero aguantó con el 1-2 que le permite dar un paso de gigante en su lucha por la permanencia.

Noticias relacionadas