El Alba suma otro punto para la esperanza (0-0)

Escrito por: Hugo Piña

miércoles, 24.06.2020

Igualadísimo partido en el Belmonte y tercera jornada de liga donde los de Lucas Alcaraz no pierden (0-0). Eso sí, el botín se presume exiguo en el objetivo de la permanencia. Tras la derrota del Numancia, el Alba aumenta en otro punto (y ya son dos) su ventaja con el descenso a 2B.

No empezó bien el Alba ante Las Palmas. Despistado y sin presión alguna sobre su rival, que tocaba y sobaba la bola a placer en unos primeros compases donde se echaba de menos la intensidad vista ante Almeria, Extremadura o Huesca. Y es que le costó a los manchegos meterse en el duelo, si bien antes del minuto diez de partido ya estaría casi todo igualado.

El guion de partido comenzó por entonces a verse, con los locales defendiéndose y los visitantes sobando la bola con Fede Varela como puntal. El Alba, centrado y con su estilo comenzó a llegar y sobre todo generar peligro en área rival. Acuña tuvo varias acciones de gol en donde siempre como viene ocurriendo todo el año faltaba instinto asesino.

Mediante el balón parado unos y con estilo guardiolista otros intentaban avanzar en un igualadisimo partido de fútbol. Los de Alcaraz, con arreones desde cualquiera de los costados, ponían en aprietos a Las Palmas, si bien faltaba y mucho gol en un Albacete que tuvo en las botas de Karim Azamoum en el 42’ su mejor oportunidad de gol: se fue al travesaño.

En general, buena primera parte del Alba ante un rival que gusta de la pelota pero al que la presión defensiva de la zaga impulsaba a los de Alcaraz. Manu Fuster aparecía y desaparecía entre líneas, aunque cuando se presentaba siempre llevaba peligro de gol. Acuña lo intentó en varias ocasiones y la sorpresa fue Azamoum, quien a punto estuvo de sorprender desde segunda línea con un disparo a la madera. Eso sí, Las Palmas respondió con otro disparo al poste en un magnífico zapatazo de Fede Varela sobre el marco de Tomeu.

La segunda parte fue difícil de digerir. El despliegue físico del primer tiempo y el cansancio acumulado de otros partidos denotó en ambos cuarenta y cinco minutos más sensibles a la realidad.

Pocas o ninguna llegada de gol en ambas áreas. Y es que ninguno de los dos equipos conseguía superar al rival mediante sus definidos estilos de juego. Lucas Alcaraz intentó variar el duelo con Eddy Silvestre, Maikel Mesa y Zozulia.

El instinto asesino seguía echándose de menos en el Alba y ni con dos puntas ofrecía peligro real. Las Palmas seguía con su guión y desde la tranquilidad defensiva construía su partido.

Finalmente ni los de Mel ni tampoco los de Alcaraz pudieron aventajar a su rival en un partido igualado y donde pesó demasiado el físico. Punto para el Alba que no pierde y que aumenta, mínimamente, su distancia con la zona de descenso a Segunda B. El sábado, finalísima en Santander.

Noticias relacionadas