Enfado en el vestuario: el Albacete valora quejarse a LaLiga por los horarios

Escrito por: Hugo Piña

martes, 23.06.2020

No está gustando nada la designación de los horarios de los partidos que en suerte le toca disputar al Albacete Balompié. Con la llegada del verano, las temperaturas en La Mancha comienzan a ser sofocantes y desde LaLiga mantienen una postura demasiado tibia con un aspecto elemental como la hora de partido.

Esto es un hecho del que ya se quejó Lucas Alcaraz el pasado fin de semana, advirtiendo que además de los pocos días de separación entre partido y partido, se suma también la hora a la que se juegan estos. El Albacete lleva jugando ante Almeria, Extremadura y Huesca a las siete y media de la tarde, con más de 30 grados en muchas fases de los encuentros en los que para más inri se está jugando la vida.

No es fácil jugar al fútbol con el bochorno habitual que en La Mancha se reproduce. Demasiado calor que no hace si no perjudicar a los jugadores y por ende a su rendimiento profesional. Y ahora en verano, tras varios meses de parón y después de un inicio fulgurante de competición con partidos cada tres días, lo que menos necesita el futbolista es enfrentarse también al tremendo calor que aumenta por momentos.

En este sentido, el enfado del vestuario del Alba y de Lucas Alcaraz es mayúsculo con LaLiga. No se entiende que se permita jugar partidos cuando la temperatura ronda, todavía a las siete de la tarde, los treinta grados, o más. Así mismo, tampoco se entiende como desde Madrid se ha designado ya los horarios frente a Alcorcón y Málaga con idénticos horarios: a las 19h30.

El Alba tendrá que jugar frente a los madrileños en el Carlos Belmonte el jueves 2 de julio a las siete y media de la tarde. Un sinsentido que se reproducirá tres días más tarde en La Rosaleda, cuando Málaga y Albacete tengan que jugar el domingo a la misma hora y con más de treinta grados en la Costa del Sol.

Por ello, el Club está valorando en estos momentos quejarse a LaLiga para que retrase lo máximo posible estos horarios. No tiene gran sentido jugar en pleno verano y cada 72 horas a media tarde, perjudicando como decimos el normal desenvolvimiento profesional de los jugadores.

Noticias relacionadas