Los más listos (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

viernes, 19.06.2020

Iba a hablarles de estadísticas, pero no creo que sea llegado el momento puesto que nuestros números son para echar a correr. A temblar más bien. Sólo diez partidos ganados, nueve de ellos, por uno a cero. De los quince perdidos, siete por idéntico y triste resultado. Y de los ocho empates, siete a un gol y uno donde no se movió el marcador. Ciertamente, no hay mucho margen para el optimismo, salvo el que dice que un gol (y la ayuda de Dios), nos es suficiente para vencer.

Nunca nadie llegó tan lejos con tan poco. Veinticinco goles nos contemplan, triste dato. Muy triste. Somos los que menos marcamos de toda la categoría, así que agarrémonos al dato de que con tan poco, es difícil estar donde estamos. No sé si somos los más listos, como titulo este artículo, pero lo que está claro es que los más tontos, desde luego que no.

Las matemáticas no se nos dan del todo bien, pero en el río revuelto de números, juego, situación en la tabla, sensaciones, jugadores y estado anímico, salimos más que airosos. Queda todo un mundo de emociones, montañas rusas y esquizofrenia al por mayor, mas a día de hoy, hay tanta mediocridad en la categoría, que nadie está exento de vivir al límite. Prueba de ello, es que no sirve de nada mirar el calendario, cada partido es diferente y los rivales de arriba, aunque ganan, tampoco dan la sensación de ser tan superiores, quizá sea que los nervios nos igualan y nos hacen más vulgares. Como el Alba no está para muchos trotes ni florituras, será cuestión de hacer que los partidos se vuelvan broncos para tratar de jugar a cara o cruz. Con la ayuda de los astros, a lo mejor arañamos los puntos necesarios para llegar vivos a la orilla.

A estas alturas dilucidar sobre si es el rival o somos nosotros, no tiene mucho sentido, ahora se trata de ir a la guerra y volver con las menores heridas posibles y algo de terreno conquistado, o al menos, no perder el que ya es nuestro, lo demás es literatura. Me da lástima ver a los nuestros deambular por el campo tan justicos de ideas y de fuerzas, pero es lo que hay, y ahora no se trata de hacer buena caligrafía, con el agua al cuello, no se debe filosofar. No soy amigo de los patadones, pero cuando uno no ha estudiado para el examen y se aproxima la fecha, la única solución es tirar de chuletas y rezar para que caiga en el cuestionario. Cutre, sí, muy cutre, pero ni con eso vamos a estar tranquilos.

Bien sabe Lucas Alcaraz que, en el mejor de los casos, estamos en tierra de nadie, que vamos a tener que seguir picando piedra y, por supuesto, seguir con nuestras plegarias. Lo único bueno es que se ha demostrado que no hay equipo titular, cualquiera puede suplir a cualquiera y solamente la inercia negativa tiene al plantel decaído. Es sabido que el fútbol es un estado anímico, así que los tuercebotas que vemos no son tales, sino el reflejo de un estado emocional. El tipo más mediocre, si se lo cree, puede llegar a dar buen rendimiento. Falta eso, que alguno(s) se lo crea(n).

Nos quedan varias semanas de emociones fuertes y hasta el finalno sabremos si debemos ser optimistas o pesimistas, pero pase lo que pase con el Alba al final de la temporada, se requiere una puesta a punto y un simposio en la universidad para ver qué hacemos con nuestras vidas.

Emociones desasosegantes, mediocridad, pelotazos, sálvese quien pueda, con estos ingredientes es imposible hacer un guiso medianamente comestible.

Noticias relacionadas