Manchegos por Cantabria (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

viernes, 26.06.2020

Cuando uno va a jugar una final, se debe olvidar de todo lo que le ha llevado hasta allí, simplemente sale a jugar y a no pensar en otra cosa que no sea ganar. Vamos a Santander a darlo todo. Es nuestra obligación. Resulta que el Racing, de los cuatro partidos que ha ganado esta temporada, sólo ha vencido en dos ocasiones en El Sardinero. Suponiendo que el Alba estuviese para presumir de estadísticas, que ya sería presumir, ¿qué más dará? Cierto es que las tendencias no son casualidades y que nuestro Alba ha ganado más fuera de casa que en el Belmonte pero, insisto: una final no atiende a las matemáticas. Si acaso, a la historia, pero poco más y si nos atenemos a ésta, comprobamos con cierto desasosiego, que los cántabros nos birlaron un punto de Albacete.

Llevamos trayectorias muy parejas y aunque nuestra situación es bastante mejor, ahora lo que cuenta es controlar los biorritmos y el miedo a no perder. Esta actitud la vemos en todos los partidos y nos está dejando algunos, soporíferos.

Quizá, a la postre, traernos un empate no seria mala cosa, aunque seguiríamos angustiados. Los entrenadores, juegan a no perder como mal menor y como apostar con dinero de otros es muy fácil, me arriesgo a lanzar mi boutade semanal, ¿por qué no salir a atacar desde el principio?, y si nos marcan, ¿por qué no seguir atacando en pos del empate?.

Como ignorante del fútbol, veo que nos cuesta un mundo llevar la pelota a campo contrario con cierta solvencia, tengo para mi, que es debido a que los jugadores están atenazados y no se deciden a ir arriba porque la consigna es no encajar. No hay nada tan natural en el futbol como encajar goles, lo que es antinatural, desde cualquier punto de vista, es no tratar de hacer lo propio.

Ya he dicho aquí, que tenemos un equipo para andar por casa, que no estamos para muchos trotes, pero jugar tan acongojados, no es cosa buena, porque nos hemos habituado a no encajar y ya está. Modestamente, creo que el fútbol es algo mas que no encajar. Cierto es que los maestros de este arte son los italianos que están llenos de títulos, pero si nos tomamos la molestia de ver por qué, observaremos que históricamente han tenido mucha suerte y muchas ayudas arbitrales, no les quito mérito, que todo tiene su aquel, pero el Alba no puede contar ni con el factor trébol de cuatro hojas  ni mucho menos con un VAR magnánimo.

Todo lo que de bueno ha conseguido el Alba en ochenta años, ha sido a pulmón, así que deberíamos encarar la recta final de la temporada con cierto ánimo guerrillero, al que no estamos acostumbrados. Me malicio que no estaríamos tan abajo, si hubiésemos tirado de navaja desde el principio. Con un equipo tan justito técnicamente, no se debe jugar al fútbol-control. Eso es para estetas y talentosos. Quizá si salvamos la categoría, podrían los dueños del Club, hacer un planteamiento a largo plazo, intentado inocular en Albacete el gusto por el buen fútbol, pero mientras llega eso, si llega, no tenemos más remedio que ponernos el mono de trabajo y salir a morder. No a que no nos muerdan, sino a morder. Perdonen el matiz, pero no es lo mismo

Tras los partidos en casa contra dos equipos potentes, al menos en lo tocante a los dineros, el balance se puede considerar agridulce.Olvidemos la melancolía y salgamos a El Sardinero, como si no hubiese mañana.

Noticias relacionadas