Tacita a tacita (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

lunes, 22.06.2020

Encajar un gol en el último minuto no impide que se nos quede la misma cara de tontos, que si encajamos en el veinte, el treinta o el cincuenta y nueve. No hay laboratorio que haya desarrollado el medicamento que impida que se nos caiga la mandíbula, cuando vemos que nos la han enchufado.

Este detalle, no debe ocultarnos el hecho de ver que nuestro Alba sigue recuperando sensaciones y, si jugásemos siempre como ante el Huesca, no estaríamos donde estamos. Los aragoneses son un buen equipo y, hubo momentos en que fuimos superiores. Insisto: el punto creo que debemos darlo por bueno, sobre todo teniendo en cuenta que hemos salido del letargo.

Hemos marcado dos goles, otro punto a destacar puesto que tal como venimos y de dónde, no es cosa menor.

No me negarán que estamos algo mejor que cuando retomamos tras el arresto, como también constatarán conmigo que la categoría sigue con cierta esquizofrenia y nadie tiene seguro su futuro. No sé si es el ambiente desangelado y extraño, pero los nervios ya han empezado a adueñarse de los de arriba y los de abajo. Y hasta delos de la zona templada, que no deben relajarse.

Hechas todas estas cuentas, el Alba está en igualdad de condiciones que el resto, sigue dependiendo de sí y, partido porpartido, no se ven grandes diferencias.

Así pues, albacetistas del mundo, menos caras largas, que los aragoneses son uno de los mejores equipos que han pasado por nuestro campo.

Ahora la cuestión psicológica pasa a ser, casi, más importante que lo meramente físico o deportivo. El choque contra la SD Huesca, no sólo no hay que olvidarlo, sino que habrá que recordarlo cuando pinten bastos, las enseñanzas que debemos extraer son múltiples, entre otras, que es posible remontar partidos y es posible ver portería y todo esto, contra cualquiera. No conviene, pues, caer en el derrotismo, el Alba puede jugar de tú a tú contra los de arriba y, esto es peor, los de abajo. Así que todo se va a decidir por detalles, por lo tanto arañar un empate aquí o allá, no es mal negocio. Es más, con ocho puntitos más, tantos como jornadas quedan, y si nos atenemos a la temporada pasada, creo que sería suficiente para salvar el pellejo.

Soy optimista, pero no soy ingenuo y sé que voy a tener que cambiar el marcapasos dos o tres veces antes de que todo esto termine.

Por cierto, qué desolación ver el Carlos Belmonte tan blanco y desangelado. Propongo que se cambien los níveos asientos por otros color granate, así se disimula un poco el papelón de jugar a puerta cerrada.

Otra retahíla de partidos de esta guisa y me doy de baja. El fútbol es con gente o no es.

Todo esto que estamos viendo, está salvando los bolsillos de algunos, pero genera una tristeza y sensación de partido de solteros contra casados, que habrá que cortar cuanto antes.

Ciertamente no da ninguna gana ponerse frente al televisor a asistir a un espectáculo tan lánguido como poco atractivo.

Noticias relacionadas