Al final, hubo final con feliz final (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

miércoles, 22.07.2020

Principio constatando un hecho, si tenemos en cuenta sólo las últimas diez jornadas del campeonato, el Albacete estaría cuarto en la clasificación. Les confieso que no festejé, en absoluto, el fichaje de Lucas Alcaraz, pero sería mezquino no reconocer que sin su saber hacer, no jugaríamos en Segunda la temporada próxima. De todos es conocido que hemos apechugado con jugadores de Segunda B, ¿o no?, pero ahora quién es el guapo que no reconoce que los mismos que nos llevaron al abismo, nos han rescatado de él. ¿No habrá tenido algo que ver la pericia del entrenador? Insisto: no me inspiraba ninguna confianza. Dicen por ahí, que es un amarrategui, quizá, pero cuando hay urgencias, y vaya si las había, lo importante es sumar, no había ni tiempo, ni lugar, para fantasías. No abogo por su continuidad, pero si se queda, lo doy por bueno, siempre y cuando tenga voz y voto a la hora de confeccionar la plantilla.

No quiero hacer ningún panegírico de Alcaraz, lejos de mí, pero sí al menos ponderar su labor. Con los mimbres de que disponía, no podía hacer más milagro que el que nos ha regalado. A mí, con eso me basta. Muchas gracias, don Lucas.

Este año la Segunda se ha mostrado más igualada que nunca, prueba de ello es que solamente diez puntos han separado el descenso de las eliminatorias por el ascenso. Ya dije que los 71 puntos del año pasado, nos hubiesen servido para ganar el título este. Sigue siendo pues, una categoría endiablada.Anecdóticamente decir que el Alba, casi hace pleno con los tres del podio.

Ahora sí, ahora toca relamerse por el éxito, si podemos consideraréxito a salvarse en el último minuto de la última jornada. Es momento de hacer balance, echar cuentas, mirar el estado general del Club y ver qué cosas hay que cambiar. Vista la recta final, no creo que haya que hacer borrón y cuenta nueva aunqueciertamente se impone algo más que dar una mano de pintura. Hay que reformar algunas cosas, pero con tranquilidad. Sí parece obligada la renovación, de arriba abajo, de casi toda la plantilla, debido a cesiones y contratos vencidos.

El partido definitivo lo viví, por una vez, con una extraña tranquilidad, quizá fruto de mi natural tendencia a la fatalidad;salvo el momento de hablarle al aparato cuando los VARes, no sufrí particulares espasmos hasta que Mesa tomó el balón, se lo puso bajo el brazo y se dispuso a patear el penalti. Ahí sí, ahí creí que me iba a desmayar. Estaba guasapeando con un amigo de La Roda y tras el gol, le asusté con mis temores diciéndole, “cuidado, que hay tiempo para el drama”. Pero no, por una vez, la balanza se decantó de nuestro lado y no me extraña, porque llevo rezando un mes sin parar y estoy seguro de que alguna de mis plegarias llegó a destino y quien sea que maneje esto, se acordó del Alba.

Ahora, tengo un mes para recuperar mi maltrecho corazón y olvidar la cara de tonto, que tantas veces se me ha visto este año.Ya, la noche de autos, dormí como un bebé e imagino que con la sonrisa de bobo feliz, que ya tenía olvidada. Mi mujer no me ha dicho nada al respecto.

Ya, por fin, puedo meter en el arcón, todos mis pertrechos que delatan mi pasión por el Alba. Reconozco que no he perdido ni un gramo de peso con todo este trajín, pero eso sí, he envejecido y estoy más demacrado que hace un año. Tenía pensado recuperarme en la Feria, pero, ni eso nos han dejado de consuelo para olvidar este año tan extraño.

Espero que pronto toda la pesadilla del virus y del año angustioso que nos ha deparado nuestro Alba, sean un mal recuerdo.

Noticias relacionadas