Los viernes, milagro (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

jueves, 16.07.2020

Tantas finales jugadas y tantas perdidas, no eran buena señal. Todos los sabíamos, de la misma manera que todos sabíamos, que si la esperanza es lo último que se pierde, el sentido común y la razón (o sinrazón), nos decía que «mal camino, no lleva a buen pueblo». Ciertamente el Albacete Balompié de esta temporada queva a concluir tan tristemente, no ha dado muestras en ningún momento de equipo serio o mínimamente aspirante a algo más que a salvar los muebles. Así no se puede uno presentar a los exámenes.

Desconozco si ha sido la propiedad, la secretaría técnica, los entrenadores, los jugadores o simplemente que los astros no noshan sido propicios, pero lo cierto es que no se puede calificar de injusto el final de traca al que estamos asistiendo. Dedicarse a lanzar bravatas, cuando el desenlace es tan previsible ya no está en mi ánimo, no sería honesto por mi parte intentarles seguir dandogato por liebre, además, ustedes lo saben mejor que yo: esto no tiene otro destino que el descenso. El único consuelo que nos queda, es que ha sido por deméritos propios, esta vez no podemos echar mano de ningún maestro armero.

Yo prefiero ya ir haciéndome a la idea, confiar en un milagro no es propio de manchegos, tampoco lo debería ser lamerse las heridas de la herencia del año pasado, no conduce a nada bueno. Desde ya, debemos ponernos a pensar en la temporada próxima, y tratar de recuperar la ilusión cuanto antes. Todo menos dejarse llevar por la desazón. En peores garitas ha hecho guardia el Alba en ochenta años, así que por un año aciago, no vamos a volvernos locos.

Sé que no hago bien, llenando esta cuartilla de negatividad, pero lo hago llevado por la estrecha rendija de un último halo de ilusión y sabiendo que, a pesar de que todavía dependemos de nosotros, al menos yo así lo veo, la tarea se antoja hercúlea. Imposible no hay nada, así que agarrémonos al último bote salvavidas y, sabiendo que no tenemos nada que perder, juguemos al fútbol por una vez. Y si no, juguemos a divertirnos y, como bien suena en nuestro himno, a buscar el gol.

El Real Zaragoza lo tiene bien difícil, con el ascenso directo al alcance de la mano, se han dejado birlar la cartera de la manera más inesperada. No creo que anden muy fuertes de moral tras haber sufrido cinco durísimas derrotas consecutivas en casa. Resultaría paradójico que un equipo que debería estar ya en Primera, está ahora mismo cerca de quedarse sin siquiera sin promoción de ascenso. La vuelta, tras el parón, ha matado a los maños.

No somos nosotros los más indicados para mirar en casa ajena, que bastante tenemos con lo nuestro, la cosa pinta mal tirando a muy mal y cosas más inesperadas se han visto en el fútbol. Los milagros se producen cuando uno menos se lo espera, de lo contrario no los llamaríamos así.

Con ayuda divina o sin ella, yo no cejo en mis plegarias y como sé que nadie me escucha, no me voy a quedar con la ganas de gritar otra vez: ¡qué sería de nosotros sin el Alba!

Noticias relacionadas