Zozulia en el Albacete – Cádiz. MATEOVILLALBA

Toca seguir sufriendo y sobre todo rezando (1-1)

Escrito por: Hugo Piña

jueves, 09.07.2020

Empate del Alba que volvió a remar contra corriente tras el gol de Aitor en el 22’. Punto que sabe a poco y que deja todo como estaba, salvo que ahora queda una final menos. Elche, Zaragoza y Cádiz restan. Zozulia marcó en el 69’ de cabeza. Algo es algo en el camino a la salvación. 

Comenzó bien el Alba en líneas generales. Atacando, queriendo ser protagonista y manejando diversas fases de un duelo en el que pronto se daria de bruces con la realidad.

Tras un inicio prometedor y con una ocasión clarísima de Chema Núñez al palo de Mariño, llegaría el baño de realidad. O la nueva normalidad como algunos la llaman. En el 22’ y tras un centro medido de Manu García a la espalda de Pedro Sánchez, el estilete Aitor García conseguiría apuntillar a un Albacete que quedaba grogi sobre el campo.

En la primera llegada visitante con peligro, el Alba hacía gala de la pésima plantilla que tiene. Coraje, corazón y todo lo que uno quiera, pero la realidad es que el medio centro ofensivo era quien hacía las veces de lateral derecho. Y claro, así es todavía más difícil.

Y pudo ser peor todavía cuando con el mismo sistema y actor, el Sporting a punto estuvo de aumentar distancias en el marcador. Brazao salvó los muebles y Lucas Alcaraz fijó la mirada sobre el césped. Ni hombres ni tampoco grandes esperanzas sobre la grada del Belmonte.

Destacar que Zozulia tuvo un cabezazo antes del asueto de un partido en el que Ojeda y Jimenez no estuvieron a la altura. Se nota el cansancio y pese a que existe ilusión, la realidad es que el resto de rivales suma de tres y los manchegos tienen que pedir ayuda divina para tan siquiera marcar un gol.

La segunda parte comenzó como si el Alba no estuviera en zona de descenso y quedasen tres partidos de liga por disputarse. Y lamentablemente eso dice y mucho del escenario en el que se encuentran los pupilos de Alcaraz. Sin fuelle, ritmo ni por supuesto el mal endémico de esta plantilla como es el gol. Ni al arcoíris ni al Arco del Triunfo.

Los gestos de Lucas sobre la banda lo decían todo. Vaya banda, podría pensar el andaluz. Y es que ni los buenos instantes llegaba el premio: Gol anulado por el VAR en el 62’ a Zozulia. Sin embargo, el destino premió la insistencia del ucraniano. Gol en el 68’ tras una gran asistencia de Álvaro Jiménez que servía para igualar al menos el marcador del Belmonte.

Pero no fue capaz de engancharse al choque el Albacete. Por unas cosas o por otras, los manchegos veían como un bien plantado Sporting de Gijón se mantenía en pie. Y a punto estuvo Álvaro en hacer estallar el vacío coliseo blanco, aunque Brazao volvió a salvar los muebles una vez más.

En los instantes finales se volvió a ver el correcalles habitual post-Covid. Hubo tiempo hasta para la polémica con unas manos clarísimas de Unai tras cabezazo de Zozulia. Ni  se revisó la acción.

Finalmente un punto que sabe a lo mismo que ante Las Palmas, Alcorcón y Málaga. Toca seguir sufriendo y sobre todo, rezando.

Noticias relacionadas