Y si fuera Mauro… (Opinión)

Escrito por: Rafa Gil

sábado, 01.08.2020

Este verano el Albacete, y más concretamente su director deportivo Mauro Pérez, tiene que remodelar la plantilla con dos objetivos muy claros. En primer lugar, con la meta de seguir en la Liga Smartbank y pasar los menos apuros posible, no como en la campaña que ahora termina donde la permanencia se alcanzó no solo en el último partido sino gracias a un penalti materializado cuando el Albacete se veía arrastrado a la Segunda B. En segundo lugar, cumpliendo con los requisitos económicos que impone la LFP que este año se verán reforzados por la problemática surgida tras el Covid. Habrá menos ingresos y hay clubes (incluido el Albacete) que han tenido que realizar un ERTE. Bajo este panorama hay que hacer los deberes en los despachos, esto es lo que yo haría en referencia a la plantilla que ahora está de vacaciones si fuera Mauro Pérez.

Bajo mi punto de vista el Albacete tiene que hacer todos los esfuerzos posibles para intentar que los siguientes jugadores no se marchen porque los considero intransferibles. En la portería, Tomeu porque a pesar de que esta no ha sido su mejor temporada de blanco es un referente para la afición porque es decisivo con sus paradas. En defensa, Kecojevic ha sido un hombre determinante por su trabajo en el juego aéreo y no se le recuerdan fallos de bulto al balcánico. Por la banda, Diego Caballo ha demostrado más empaque que Fran García, tiene más calidad a la hora de centrar y debe de ser el lateral izquierdo la próxima campaña. En el mediocentro, Eddy Silvestre es un jugador que solventa mucho trabajo, recupera balones y da equilibrio. Su experiencia tiene que seguir ayudando a los manchegos. En la creación puede ser clave Álvaro Peña, en su cesión en el Mirandés ha demostrado ser un futbolista de enorme calidad y que está capacitado para construir el juego de ataque, cualidad de la que adolecido el Alba en el curso 19-20. Y en ataque, Manu Fuster es un chico que aún tiene que crecer y si mantiene la progresión puede dar tardes de gloria a los albacetistas. Y lo tiene que hacer en el Carlos Belmonte. Además, como punta de lanza, tiene que estar Alfredo Ortuño. El ariete de Yecla tiene unas condiciones que ambicionan todos los equipos de la Liga Smartbank, por si fuera poco tiene dinamita en sus botas. Sus goles han sido claves para la salvación del Oviedo, ahora tiene que centrarse y por fin dar el máximo en el Albacete.

Por un lado, están los jugadores que están cedidos. Algunos de ellos han realizado una buena temporada y han resultado decisivos para alcanzar el objetivo de la permanencia. Unos progresaran y se marcharán a un equipo con mayores aspiraciones, y otros habrá esperar cómo evoluciona el verano para resolver sus situaciones contractuales. Es posible que alguno encaje en los planes deportivos de sus clubes propietarios, pero hasta la pretemporada no sabremos nada. Sería positiva la continuidad de Álvaro Jiménez, Brazao, Chema Núñez, Maikel Mesa y Dani Ojeda.

Por otro lado encontramos hombres que llevan tiempo en el Albacete y que su permanencia se mide por el rendimiento de la campaña. Arroyo, por ejemplo, es un defensa que cumple y que es importante en el vestuario. Alberto Benito, a pesar de su mal estado de forma en la fase final del torneo liguero, es un lateral muy aprovechable para el Alba. Pedro Sánchez, aunque ha sido discutido, tiene calidad en el golpeo de balón y tiene chispazos que pueden resolver encuentros. Por lo que respecta a Erice, si sus emolumentos encajan en la situación tras el Covid 19, también pelearía por su subsistencia. Luego hay chicos jóvenes cuya permanencia está en el tejado de la dirección deportiva, es el caso de Ángel Moreno y Jean Jules cuyas cesiones en 2ºB han sido provechosas para ellos y pueden sumar el próximo curso.

Lógicamente pienso que es necesaria la continuidad de Lucas Alcaraz, se merece permanecer y comandar un proyecto en el que tenga más poder de decisión. El técnico granadino ha sacado número superiores a los de Ramis y conoce muy bien la categoría. Es el entrenador idóneo para el Albacete.

En otro grupo encontramos a los indiferentes donde introduzco a distintos perfiles. Por un lado, dejo a Acuña,Fran García y a Gorosito. En el caso del paraguayo, analizando su eficacia, no es decisivo en la facturación goleadora.  Trabaja en ataque pero luego tiene muy pocos goles en su haber. Si en el club piensan en el como revulsivo por la banda o acompañando a otro punta, y acepta este rol secundario, la permanencia del ‘Torito’ es aceptable. Pero si en el club lo encajan como uno de los delanteros centros de la plantilla creo que no tiene la calidad suficiente. La tesitura de Fran García es similar, en principio parece que Caballo tiene que ser el lateral zurdo titular, si el que fuera jugador del Fuenlabrada acepta su condición de suplente puede continuar perfectamente. Por lo que respecta a Gorosito, está por ver cómo evolucionan sus lesiones, si los médicos verifican que no va a tener problemas que le alejen muchas semanas de los terrenos de juego, tiene hueco en el equipo.

También en esta categoría introducimos a canteranos que todavía no han terminado de dar el salto definitivo y no sabemos si finalmente lo acabaran dando. Alguno ha entrado en convocatorias pero no han debutado. El Albacete tiene que decidir si estos chicos pueden ser útiles para el primer equipo a largo plazo, si no es así sería inteligente dejar hueco. Es el caso de Abdul, Adrián Rodríguez, Fran Castillo, Hernáiz y Víctor Segura.

Si tuviera mando en plaza optaría por buscar una cesión provechosa a chicos del Alba B que han tenido protagonismo con el primer equipo pero que la exigencia de la competición no permite que tengan más minutos. Alfon ha tenido mala suerte con sus cesiones, en el Inter de Madrid estuvo muchos meses lesionado y en el filial del Getafe la poca calidad del cuadro azulón no le ha ayudado. Miguel Ángel es un chico espigado que puede tener protagonismo con juego directo pero aún tiene que crecer, quizás un año en Segunda B con muchos minutos puede ser interesante para él. Y Fer Navarro, el lateral derecho ya ha debutado en Copa del Rey y una cesión podrían hacer del canterano una buena pieza para el primer equipo.

Caso diferente es el de Roman Zozulia. Su temporada no ha sido buena, aunque ha trabajado peleándose con las defensas rivales, su pobre bagaje goleador para un jugador que se come tanto de la masa salarial del equipo es inasumible para el Albacete. Así pues, lo mejor que se puede hacer es buscarle una salida provechosa para el ucraniano, a pesar de que el conjunto manchego pierda dinero.

Y luego están aquellos que el club debería negociar la baja porque no dan el nivel, es el caso de Barri que no tiene la jerarquía para aguantar el centro del campo del Albacete. Caro aunque es un chico que ha jugado en circunstancias difíciles, cubriendo bajas en el centro de la defensa, sustituyendo a Benito en el lateral. Pero a la hora de la verdad, no tiene las condiciones para pelear el puesto titular. Y luego está Karim, cuya irregularidad y ante la previsión de que puedan venir jugadores con más fondo, no lo veo continuando  en el Alba. Por último, no buscaría renovar las cesiones de Querol y Sergio Sánchez porqueno han colmado las expectativas puestas en ellos.

Noticias relacionadas