IV° Año Triunfal (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

sábado, 12.09.2020

Principiamos la temporada visitando el campo del gran favorito para el ascenso directo: el RCD Espanyol de Barcelona. Si bien es la primera gran cita para el Alba, no lo es menos la ilusión que nos hace jugar en un campo y contra un rival que, nos pongamos como nos pongamos, son de Primera.

Tras el año que llevamos y viendo tantos partidos en silencio, nos vamos habituando a ver el fútbol de esta forma tan sui generis;hay que ver lo rápido y fácil que es habituar al mono que llevo dentro. Y utilizo el singular, por respeto a quien esto esté leyendo. No presumo, en absoluto, de mi ascendente animal, simplemente constato cómo nos llevan y nos traen y no hacemos el menor ruido. El hombre es un ser la mar de gregario.

Todavía no sé bien, qué nos deparará el nuevo Albacete Balompié, pero les confieso que estoy más tranquilo que hace un año. Lucas Alcaraz no es un genio, sin embargo transmite la sabiduría necesaria como para conocer el paño de una categoría endiablada. Y, tras el reciente éxito, tiene todo el crédito de la sufrida afición blanca. No esperamos grandes florituras, ni pequeñas, en Segunda no hay espacio para ello, pero todos sabemos que los patadonesque veíamos hace diez o doce años, ya forman parte de la historia. Día a día se constata el refinamiento del fútbol español en una categoría, que antaño, fue para estibadores. Hoy no, y Alcaraz lo sabe, demostrando su capacidad para mover bien las fichas por el tablero, y sacar lo mejor de cada uno, por poco que sea. Fuimos tan cicateros con él, como generosos después reconociendo su incontestable triunfo, así que, lo mínimo que podemos darle son cien días de confianza plena.

Vamos a jugar contra grandes presupuestos y también contra otros que no tienen tanto, más democrática no puede ser la categoría,con lo que habrá que currarse mucho las excusas en las derrotas. Creo que hay equipo de sobra para no sufrir, aunque asumo también que el elenco no da para vivir en las alturas, sin embargotras el año lamentable que acabamos de superar, hay que ser muy pesimista para suponer que volveremos a revivir una pesadilla similar.

Entre campeones de Copa e históricos de distinto pelaje, a mí me sale al menos, una docena de equipos que están por encima del Alba, y luego, claro está, hay que contar con los nuevos ricos y los hambrientos que vienen de Segunda B, total, hay mimbres más que de sobra para volver a disfrutar de una categoría que no tiene grandes favoritos al ascenso, excepción hecha de nuestro primer rival, ni tampoco candidatos al desastre.

Sólo sobrevivirán los valientes, los más sensatos y, no me canso de repetirlo, los que mejor manejen la ansiedad. Futbolísticamente, ya lo he dicho, creo que estamos en la zona media, y solamente el estado de ánimo nos llevará a estar más cómodos o más angustiados. La pelota es caprichosa, pero las tácticas pueden facilitar que el azar nos proteja o nos condene y, por lo poco visto en la pretemporada, el equipo está construido de atrás hacia adelante, la lógica se está imponiendo y, tampoco creo que las sequías que venimos soportando últimamente vayan a cronificarse si nuestro primer atacante es el portero y el primer defensa, nuestro delantero más incisivo.

Aunque tenemos sapiencia en el banquillo y un equipete apañado, yo firmaba repetir en Segunda en la temporada 2021-2022. Seamos cautos, no soñemos con grandes hazañas y empecemos la casa por los cimientos: primero los cincuenta puntos y luego, Dios dirá.

Noticias relacionadas