1 punto de 12, el Alba iguala con este inicio su peor registro histórico

Escrito por: Hugo Piña

martes, 06.10.2020

El inicio de esta temporada ya puede ser calificado como uno de los peores en la historia del Club en Segunda División. El Albacete Balompié suma tras cuatro jornadas un solo punto, el sumado el pasado fin de semana ante un Real Oviedo que acabó con nueve jugadores.

De hecho, este inicio de la 2020/21 quedará guardado en los anales junto a otros dos: 2007/08 y 2017/18. En ambos casos, el Alba sumaba un único punto tras cuatro jornadas, como en la actualidad. Eso sí, ni en el 2008 ni tampoco diez años después acabó descendiendo a 2B pese al horrible inicio de curso cosechado por los de Quique Hernández (que estuvo hasta la jornada 26 y fue sustituido por Máximo) y José Manuel Aira (que estuvo hasta la jornada 7 y fue sustituido por Enrique Martin).

Y como el peor inicio de curso no viene solo, habría que destacar en el Albacete los guarismos que le conducen a una situación, cuanto menos, compleja. Un punto de doce posibles y un gol en los cuatro partidos disputados. El saldo es, a las claras, holgadamente paupérrimo en cualquiera de los flancos.

Sale el equipo de Lucas Alcaraz en sus cuatro compromisos disputados a 0,25 goles a favor por partido. Mientras que los números en contra solo redundan el pobre inicio de curso futbolístico: 7 goles en contra. Es decir, una media de 1,75 goles por partido, algo inviable en el fútbol actual y que desemboca a las claras en la situación clasificatoria del Alba.

Eso en cuanto a números, ya que si hablamos de sensaciones, las del Alba son -hasta ahora- demasiado vagas en todos los sentidos: ataque, construcción, defensa… Todo está por construir y todo está por armarse. Pero lo cierto es que la competición no espera y mientras los hipotéticos rivales por los objetivos ya suman, el Albacete naufraga en sus inicios.

Y al hablar de sensaciones parece que Lucas Alcaraz tampoco lo ve claro. De hecho, el técnico andaluz ha cambiado todo, desde el sistema, hasta la defensa, el doble pivote, los extremos, el sistema ofensivo… Y ni aún así ha conseguido dar con la tecla que beneficie al Alba. Confianza si, pero la liga no espera y el punto obtenido hace unos días no hace más que acrecentar los nervios de unos y otros en la familia albacetista.

Noticias relacionadas