Al Albacete le mira un tuerto (1-0)

Escrito por: Hugo Piña

domingo, 11.10.2020

Buen partido, malísimo resultado. Tras 89’ minutos remando, el Albacete vuelve a encadenar otra derrota. La cuarta. En cinco partidos. Se necesitan decisiones y más después de lo visto hoy, con un equipo que creyó en todo momento pero que necesita elementos diferentes. 

Después del peor inicio liguero posible llegó La Romareda. Y el Zaragoza. Y un Albacete que afrontaba el duelo en la casa de La Pilarica unas horas antes de su día grande. Lucas Alcaraz puso todo lo que tenía al alcance a nivel ofensivo mientras que la retaguardia repitió con defensa de cuatro y Jean Jules y Diamanka en el doble pivote.

Esperando un arreón inicial local, el Alba se guarneció suficientemente con las líneas juntas y ayudas constantes de Liberto y Jiménez por los costados. Sin arriesgar mucho pero con criterio cada vez que tocaba la bola, el Albacete veía como el Zaragoza dominaba el tempo de partido. Eso sí, no generaba ocasiones de peligro y Tomeu vivía tranquilamente.

Poco a poco los de Lucas Alcaraz se fueron despedazando y subiendo líneas de presión. La banda derecha entre Álvaro Jiménez y Carlos Isaac fue un canal continuo de peligro en favor de un Zozulia que tuvo en su cabeza un par de remates francos. No llegó el premio y el equipo manchego sobrellevaba el dominio local con esporádicas internadas por banda.

El mayor peligro maño venía usualmente por filtraciones de una defensa, la del Alba, que hoy sí mantenía el tipo. Kecojevic y Gorosito mostraban un gran nivel y los flancos sufrían lo justo, sobre todo con Tejero por banda derecha maña. Como fuere, la primera parte concluía con otra gran ocasión para los de Alcaraz, cuando Isaac y Jiménez cocinaron una gran acción a la que Liberto, el día de su debut, no llegó por poco. Solo era empujarla.

La segunda mitad comenzó con un aviso de Jean Jules desde su casa. Mismas intenciones en el Alba y un cambio notable: Boyomo entró en el once por un Gorosito tocado. Los manchegos siguieron manteniendo el guión de partido a instancias de un Zaragoza que estaba falto de ideas ofensivas.

Algo más cansados y con el deseo de variar algo el partido, Lucas decidió dar entrada a Javi Navarro y Chema Núñez. La entrada del andaluz en la medular era para revertir una demarcación que con el trabajo incansable de Manu Fuster no era suficiente.

En los compases finales y con relativa normalidad, el Albacete encajó el gol en el 89’. Fallo defensivo que tiraba al traste todo el trabajo realizado durante todo el partido. Lo peor, la misma sensación de siempre, la derrota y que el Alba lleva un gol en cinco partidos. O cambia o en diciembre el equipo está descendido.

Noticias relacionadas