A mi, que me registren (Opinión)

Escrito por: Bienvenido Picazo

lunes, 15.03.2021

Cuando un entrenador se empieza a excusar de la manera en que lo hace ya Alejandro Martínez, un aficionado honesto sabe que ya no hay solución. Cuando las frases suenan a «a mí plin«, es que conviene ir asumiendo el fracaso y dar por terminado el ciclo.¿Razones de la hecatombe?, pues múltiples y variopintas, pero el porcentaje de responsabilidad va de arriba abajo, o sea, desde la propiedad hasta los recogepelotas del Belmonte, en sentido decreciente.

No, no fue el partido contra el CD Tenerife el peor de los disputados hasta la fecha, fue uno más y esto lo dice todo. Nuestro Alba, no está para hacer partidos de aliño, que suelen terminar como el del Heliodoro, está para dar un paso al frente, estaba más bien porque ya, tanto da. A poco que apretásemos un poco, creo que sacaríamos más, pero seguimos empeñados en no jugar a nada, a aburrir a la concurrencia y a empatar sin goles, ¿resultado?: otro fiasco.

Qué pena, porque los rivales son equipos de andar por casa, pero ni por esas somos capaces de hacer nada bueno. No sé a qué tenemos tanto miedo, puesto que los rivales tienen tanto, o más, que nosotros. Jugar con esos remilgos nos lleva, no sólo a la derrota, sino a la humillación de perder por falta de redaños.

Lamento decir que Alejandro Menéndez nos ha decepcionado, con el paso de las jornadas, se nos ha ido agarrotando y, a estas alturas, ya está completamente desorientado. Ítem más, ha extraviado la brújula, con lo que ahora se dedica a brindar al sol y, definitivamente, ya está pensando en su futuro y en que fue hermoso mientras duró.

Poco a poco nos han ido rescatando del sopor y de los diferentes clavos ardientes, a los que algunos incautos, todavía seguíamos aferrados. Se nos han acabado los comodines y, toda indica que la mano está completamente perdida. La partida final es una mera cuestión de tiempo, para Semana Santa, ya estaremos listos de papeles. Siento tanta desazón, como desesperanza y esperanza al mismo tiempo, todo un contradiós; habitual por otra parte, en cualquier hincha del Albacete Balompié. Cada cinco o seis años, la misma canción. ¿Cuándo terminará esta desesperante montaña rusa?

El final del campeonato será un canto a la impotencia y a las declaraciones de plañideras impotentes y ahí nos las den todas, que cuando acabe la pesadilla, el que más y el que menos, tomará las de Villadiego y si te he visto no me acuerdo. Aquí se quedarán a recoger los desperdicios y los restos del banquete, los pringados de siempre y vuelta a empezar. Otra vez la travesía del desierto, que en esta ocasión se presenta más incierta que nunca, con una categoría de nueva implantación, salida de las mentes preclaras que dirigen el chiringuito llamado fútbol español o dicho en castizo, Federación, Liga y plataformas televisivas.