Rodrigo Sánchez Picazo posando para 5maseldescuento.es/Hugo Piña

El descenso tiene como consecuencia el adiós de Rodri

Escrito por: 5 más el descuento

miércoles, 02.06.2021

Malas noticias. Rodrigo Sánchez Picazo no seguirá como delegado del Albacete Balompié. Este miércoles ha puesto punto y final a su etapa en dicha función, al que llegó en 2005 gracias a Chuti Molina y en el que llevaba desde diciembre de 2010. En el Club se postulan por una reestructuración acorde a la nueva categoría y Rodri podría ser incluido dentro de la nueva ordenación que el Alba está formulando tras su reciente descenso.

Rodri fue árbitro entre los años 1995 y 2004, llegando a arbitrar en Tercera División y a ejercer como árbitro asistente en Segunda B. Ya como delegado comenzó ejerciendo estas funciones en la temporada 2005-2006 en el Cadete del Albacete, pasando posteriormente a ser el delegado del Juvenil División de Honor, puesto en el que estuvo entre los años 2006 al 2009. Tras ello, fue delegado del Juvenil Nacional de la Fundación hasta su designación en el cargo del primer equipo en 2010.

Y desde entonces, toda una vida ligada al primer equipo del Albacete Balompié entre 2010 y la actualidad. Un total de 10 años junto a los banquillos del Alba tanto en Segunda B como en Segunda A en los que Rodri ha tenido -incluso- el infortunio de tener que pasar por quirófano tras un pelotazo en un amistoso entre el Albacete y el Getafe, en el verano de 2017.

Cuestionado en una entrevista a este Diario en 2018, respondía Rodri por las funciones que tenía a cargo en el Alba: «Soy el encargado de gestionar los viajes, la logística con sus desplazamientos del primer equipo incluido. Además, también soy uno de los encargados para que en el día a día los jugadores y cuerpo técnico se sientan más cómodos. Son de fuera y tratamos de hacerles sentir como en sus casas. Ayudamos en todo lo que podamos velando por los intereses del Albacete Balompié», decía.

Rodri, que ha vivido numerosas situaciones en el primer equipo del Alba, reconocía en dicha entrevista en 2018 que «los dos ascensos que yo he vivido han sido muy bonitos, sobre todo el primero de 2014. No sé si fue porque era el primero, pero aquel de Luis César lo viví con muchísima intensidad». Hoy se pone punto y final a su etapa como delegado en el primer equipo de su vida aunque desde el Club se explica a este Diario que se buscará una alternativa a su desempeño en el Albacete, con quien desde hace tres temporadas mantenía contrato indefinido.